Princesa por sorpresa

Herencia compartida su madre, Gloria Schönburg zu Glauchau-Waldenburg, la princesa punk, revolucionó la aristocracia.

1

El print de leopardo, también en su armario.

Una genealogía de rancio abolengo la avala. Pertenece a una de las estirpes alemanas con más solera, pero ella, bloguera y escritora por amor a las letras, se empeña en que ser princesa no te exime de buscar piso, trabajo y hasta estilo. Así se lo ha hecho saber a todos aquellos que han leído sus bitácoras en la red.

Y ahora, con 30 años, saborea las mieles de sus éxitos literarios, pero también aquellos que han hecho de ella toda una it girl. Que si ya el término aburre, a ellas les encanta. Globetrotter por naturaleza, su presencia es un must en todos los puntos del planeta. Ella bien vale una fiesta.

Síguele la pista

  • Lo último