Cibeles Madrid Fashion Week: Ágatha Ruiz de la Prada y V&L

Ella, colorista y naïf. Ellos, sobrios y elegantes. Dos propuestas que se dieron cita el pasado viernes en la pasarela madrileña. Conoce todos los detalles.

Susana Fernández
ÁGATHA RUIZ DE LA PRADA

La diseñadora presentó una línea streetwear, más ponible y comercial, y prendas de taller; ambas, no podía ser de otro modo, en clave naïf. Y es que hablar de Ágatha es hablar de un estilo propio, de prendas llenas de color y plagadas de sus clásicos iconos. Pero esta vez los lleva incluso al terreno militar: ha creado un estilo "camuflaje" en versión multicorazones muy divertida tanto en chaquetas como en pantalones pirata. Y sobre todo, la mayor sorpresa es su primera colección de jeans: pitillos de estilo vintage que seguró triunfará. Los combinaba con zapatos y medias metalizadas o en tonos ácido. Muy divertida también fue la incursión de medias bicolor (un color para cada pierna).

Nos gusta... Sus casquetes de fieltro con aplicaciones y sus gafas setenteras.

Materiales: El tul y las organzas triples crean divertidas faldas rodilleras con volumen que nos transportan a los años 60 y 70. También sofisticados rasos y terciopelos.

Las formas: como siempre, patrones oversize y fantasías de todo tipo. Los aros en las faldas (hasta triples) y los hombros exageradamente abullonados fueron una constante. Prendas aparentemente sencillas y llenas de colores primarios que constituyen el particular y rico mundo de la diseñadora.

VICTORIO LUCCHINO

Sin duda, la pareja de diseñadores sevillanos ha deslumbrado con sus propuestas de vestidos de cóctel. Nos han encantando las versiones en largo de clara inspiración griega, en tul plisado y hombros al descubierto o escote palabra de honor. También hay una gran variedad de vestidos de noche en versión mini.

Paleta de color: muy favorecedora, en suaves tonos champagne, rosas palo, maquillaje, piedra, gris plomo...

Llama la atención... La mezcla de materiales. Es fácil encontrar un conjunto de dos piezas donde el punto viste la falda y el satén o un fino terciopelo, la parte superior. Brillo y mate se combinan con estridencias en diseños que son auténticos alardes de geometría. Hay minivestidos casi trazados con tiralíneas donde la pureza de líneas es el punto fuerte.

Los drapeados crean efectos volumétricos muy femeninos. De hecho, la búsqueda de volumen y el efecto de las superposiciones crean diseños tridimensionales que son auténticas esculturas.

Look oficina: Faldas, chaquetas y vestidos de líneas muy simples bordados con hilo de plata que crea un original acabado metálico.

Los complementos: sandalias abotinadas (que combinaban con calcetines) y bolsos de inspiración vintage.

COLECCIÓN ÁGATHA RUIZ DE LA PRADA

COLECCIÓN VICTORIO LUCCHINO