GTRES

Chanel vuelve a sus orígenes y se recrea en los detalles.

Emojis estampados, lazadas maximalistas, bolsos que simulaban bobinas de hilo y otros que hacían guiños a los alfileteros... La puesta en escena del último desfile de de Chanel no fue esta vez la protagonista de un show lleno de detalles.

Olga Tamarit | Woman.es

En el último desfile de Karl Lagerfeld para Chanel todos se sentaron en primera fila. El 'Grand Palais' se convirtió de nuevo en un espectáculo donde los asistentes pudieron comprobar que el 'Kaiser' ha buceado en los orígenes de la 'maison' para rescatar algunos de los accesorios más icónicos de la firma. Primero, el mítico canotier que popularizó la mismísima Coco Chanel. Y también sus collares de perlas. Todo esto pasado por el túnel del tiempo y adaptado a nuestros días. Y de eso, Lagerfeld sabe mucho. El director creativo conoce las tendencias mejor que nadie, a pesar o gracias a superar los 80 años. La veteranía es un grado si se mantienen los ojos abiertos. Y el 'Kaiser' no los cierra. Él sabe cómo llevar a su terreno todo lo que quiera o necesite. Y sin estridencias. Como esa chica estilosa que se ponga lo que se ponga, sigue siendo 'cool'.

¿Emojis estampados en camisas de seda? ¿Brazaletes con una mano haciendo el signo del 'ok'? Por supuesto. Las novedades combinaban con los clásicos de la firma; mitones, camelias, 'tweed', collares de perlas y las botas de inspiración amazona. A Karl Lagerfeld no le hacen falta casinos, casas de muñecas ni grandes puestas en escena para demostrar quién manda en París; él.