D.R.

Las 20 cosas que tienes que saber de la Semana de la Moda de Milán

Siete días de desfiles, fiestas, encuentros y creatividad resumidos en una veintena de momentos (imperdibles).

Laura García del Río | Woman.es

1. Prada y los que prometen ser sus dos bestsellers, y que resumen a la perfección la dicotomía entre austeridad y detallismo de la colección: el polo gris y el gorro de pescador reinventado.

Vittorio Zunino Celotto

2. La tarta de boda de MM6, para paladear una performance en la que Maison Margiela renovó sus votos con la creatividad. 

3. La revisión más espectacular del bolso Serpenti de Bulgari, en una edición limitada de cinco piezas a 30.000 euros cada una.

D.R.

4. La banda sonora de Fendi, con “The dawning of the age” y, seguidamente, “Let the Sunshine in” de Aquarius lanzando una declaración de intenciones musicalizada en el primer desfile de prêt-à-porter de la firma sin Karl Lagerfeld.

5. Alerta tendencia: vistas en N21, Max Mara, Bottega Venetta y Tod’s, la bermuda será el nuevo culotte.

Pietro D'Aprano

6. El desfile de Peter Pilotto, que dejó su spot habitual en Londres para desfilar en Milán, y resultó en un mix perfecto del desacato creativo británico y la excelencia sartorial italiana. 

7. La cápsula de Dsquared y Pepsi. Cultura pop (e ingenio comercial) en su máxima expresión.

D.R.

8. Las bandoleras XXL de Bottega Veneta, la antítesis al (cada vez más pequeño) bolso Le Chiquito de Jacquemus y la fibre del mini bag. 

John Phillips

9. Los calcetines de ejecutivo de Max Mara como resumen perfecto de una mujer poderosa haciendo suyo el look de ejecutivo.

Armando Grillo / IMAXTREE

10. La invitación de Moschino, en una primera pista de un desfile que giraría en torno a la obra de Pablo Picasso, revisitada con un giro Camp.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Moschino (@moschino) el

11. Las sombras de ojos de Salvatore Ferragamo, a lo “Euphoria”, y la revisión del mítico zapato Vara de la casa, al que Paul Andrew aún no se había atrevido a meter mano.

12. Angela Missoni saliendo a saludar con las lámparas solares de Olafur Eliasson en Missoni, en un alegato inequívocamente sostenible.

Isidore Montag / IMAXTREE

13. La ratificación de la personalización con las camisas “Etro by your name” al final del desfile de la casa italiana. 

Estrop-Barcelona

14. La reivindicación sostenible de Marni en un desfile en el que los asistentes se sentaron en bancos hechos de cartón reutilizado bajo palmeras de plástico reciclado y las modelos desfilaron con prendas hechas con excedente de tejidos, algodón orgánico y cueros recuperados.

15. Las cadenas para colgar las gafas de Gucci y Fendi. Un accesorio denostado que promete volver a ser tendencia (y esta vez viral: gracias Instagram).

D.R.

16. El sujetador de piñas de Dolce & Gabbana (como La Sirenita, pero en versión tropical) y el súmmum del bolso ‘it’, convertido, literalmente en joya. Mención a parte para un front row que vuelve a poner en primera fila a las celebridades, parcialmente eclipsado por el corte bob de Monica Bellucci.

Andreas Rentz

17. El premio a Valentino por su legado en la tercera edición de los Green Carpet Fashion Awards. Que se lo diera Sophia Loren lo hizo todo aún más emotivo.

D.R.

18. La polémica del desfile de Gucci, que empezó su prerrogativa contra la estandarización en la sociedad actual sacando a una ristra de modelos con looks blancos que, en muchos casos, parecían camisas de fuerza. Entre ellos, Ayesha Tan Jones, que se salió por la tangente y se pintó en las manos “Mental Health is not Fashion” para denunciar, a título personal, el (mal) uso de un tema delicado en un desfile de moda.

Jacopo Raule

19. La fiesta de Net-a-Porter para homenajear a los grandes zapateros de nuestro tiempo (y al zapato como inagotable objeto de deseo).

20. Y el colofón final (y viral), Jennifer Lopez cerrando el desfile de Versace con una revisión del vestido verde que llevó a los Grammy en 2000 y que, por la avalancha de búsquedas que propició en Internet, resultó en el nacimiento de Google Images.

D.R.