Camille Charrière en la proyección especial de 'Dune' en Londres, en octubre de 2021. | Lia Toby / GETTY

Por qué la boda de Camille Charrière (y su increíble vestido de novia transparente) es lo más cool del año

La bloguera e instagrammer Camille Charrière ha protagonizado la boda más 'feroz' y comentada de 2021. Aviso: El 'nake dress' salta a la etiqueta nupcial (con resultados insospechados).

Clara Hernández

No hay duda de que la boda de la influencer, bloguera, 'trend-setter' y experta en moda británica-francesa Camille Charrière ha sido la celebración nupcial más comentada, rompedora, espectacular y, en definitiva, 'cool' de todas las que se han celebrado a lo largo de 2021. También, muy inspiradora, sobre todo para quienes disfrutan jugar a saltarse convenciones y persiguen una elegancia chic entendida desde la diversión, la originalidad y un atrevimiento XL (también, la sostenibilidad).

Desde que el enlace se celebró (por todo lo alto, y con test de antígenos por medio) este mes de diciembre en Maxim's, en París, las imágenes de la boda publicadas por Camille Charrière, que cuenta con 1,2 millones de seguidores en su perfil de Instagram, no han dejado de recibir 'me gusta' mientras los medios especializados analizan los dos looks principales con los que la influencer cortó la respiración con una sensualidad de alfombra roja protagonizada por transparencias y nalgas entreveradas con encaje exclusivo y reciclado (uno de los vestidos) o por una fina lluvia de lentejuelas que resbalaban por sus piernas (el otro). 

También son estos dos modelos (porque hubo otro pijamero y un dos piezas con minifalda de lentejuelas para otros momentos) en los que vamos a centrarnos. El más llamativo y el que ha revolucionado con más likes las redes es el que la bloguera empleó en la 'after party' o fiesta que siguió a la ceremonia, un 'naked dress' inspirado en los 90, realizado a medida por Harris Reed con encaje sutil y reciclado por el que asomaba la espectacular figura de Camille. De hecho, uno de los grandes problemas con los que se encontró la instagrammer fue el de encontrar la ropa interior adecuada, que quedaba a la vista, según ha confesado después. Unas braguitas de encaje blancas se convirtieron en solución clave y perfecta. 

Para completar el look, utilizó un espectacular abrigo nupcial de seda de John Galliano que le fue prestado de los archivos de la firma, así como unos mules de raso blanco y cristales de ensueño de The Attico

No fue el único estilismo sorprendente de la jornada. El vestido con el que Camille dio el "sí, quiero" era un espectacular modelo semitransparente por la parte de la falda, con top plisado de manga larga y abullonada, cuello redondo y rociado por lentejuelas blancas (su cabello, suelto, también fue adornado a juego con pequeños detalles en color blanco, como si estuviera regado por nieve).

Un bouquet de rosas blancas, salones blancos, manicura transparente y maquillaje natural, con labios rosados, fueron otros de los detalles con los que firmó un nuevo look de 10. 

Si las propuestas de Camille Charrière son tan audaces como espectaculares, no menos lo fueron las de sus invitados, especialmente en la after-party, donde el esmoquin alternó con escotados 'crop tops' recorridos por pailletes (para ellos), cuero, botines de aguja y tormentas de brillos y glamour de lentejuelas. ¡Tremendo!

- Paris Hilton y su vestido de novia repleto de flores.

- Zendaya revienta la escala del glamour co un vestido de novia de invierno.

¿Necesitas más para afirmar que fue la boda más tremenda y cool del año? Aquí va un dato: toda la fiesta, en lo que concierne a la moda, estuvo marcada por la sostenibilidad. Así muchas de las damas de honor, en lugar de adquirir un vestido nuevo, buscaron en baúles vintage o alquilaron sus trajes. 

El dress code fue 'Roaring 2020's' (más o menos, 'feroces 2020' o 'tremendos 2020'). 

Mira además: