Comprar en la web

¿Te gustaría vender tu propio libro? Cuélgalo en internet: más lectores, imposible.

Comprar en la web

El sueño de todo autor es ver impresa su obra y distribuirla a todo el mundo. Esta empresa te ofrece la posibilidad de editar, publicar y vender tu propio libro a través de su librería virtual. La iniciativa se llama ‘set your price’ y en Estados Unidos se ha llevado a cabo con mucho éxito.

Fue la empresa española pionera en abrir tienda en la red, en el año 2000. Apunta: solo está disponible en los países ‘euro’. ¿Lo mejor? Las colecciones de talla especial, de casa (no disponibles en todas las tiendas) y los complementos.

Esta etiqueta italiana de casual urbano es la última marca que ha recurrido a la ayuda del gigante Yoox (el mismo que gestiona la de Prada) para montar su negocio online. Con todas las garantías de pago seguro, envío por UPS, devolución gratuita...

Si siempre lo quisiste, ahora es el momento de comprarlo: desde una lancha Ariston Riva de los años cincuenta hasta una almohada con música zen para dormir o un llavero con forma de solitario. Todo es posible. footshopping.com Marcas alemanas de calzado eco, con Birkenstock a la cabeza, firmas que no se encuentran en España, ofertones y Birki’s, para niños. Cuidado, los gastos de envío son elevados (15 €).

La página del mes

Los tiempos cambian… y los conceptos también. Ahora no solo se puede comprar en una tienda virtual desde la pantalla del ordenador (sin salir de casa), sino que también es posible ir de ’shopping’ por todo un bulevar de boutiques. Acaba de estrenarse en España este minicentro comercial cibernético donde podemos elegir entrar en las firmas que allí tienen tienda como Castañer, Korres, Pura López, Taschen, Puma y... terminar picoteando algo de chocolate en el Chocolat Factory. Todo, sin desgastar suela, solo la tarjeta.

Exigir el recibo

Es imprescindible reclamarlo en cada compra de bienes o servicios que realices a través de internet. Recuerda: constituye la prueba legal de carácter contractual en caso de que tengamos que presentar alguna reclamación o pleito. Según la LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico) que regula el comercio electrónico desde 2002:

Un contrato solo se considera cerrado de común acuerdo entre las partes con la emisión de un recibo susceptible de ser impreso por el destinatario de la compra.

En dicho recibo deben constar todos los datos de la empresa, así como todos los costes de la operación y los servicios por los que se haya pagado.

El recibo se emitirá, como establece la ley, por correo electrónico o en una página web de fácil impresión.

Síguele la pista

  • Lo último