Another Tomorrow, una de las pocas firmas de moda con el aval B Corp. | D.R.

B Corp: el certificado sostenible que de verdad importa

Son pocas las firmas que lo consiguen. Pero las que lo hacen son, realmente, la avanzadilla hacia una moda mejor.

Laura García del Río

Según el directorio oficial de la organización, actualmente apenas 140 enseñas de moda son merecedoras del estatus B Corp, un certificado que constata los esfuerzos por construir un equilibrio más justo entre el beneficio económico y el impacto social y medioambiental. De las emisiones de carbono a las bajas por maternidad (y paternidad). Desde que se creó en 2006, más de 190.000 empresas han aplicado para hacerse con él y solo 3.500 lo han conseguido.

La lista de espera para entrar en el proceso de evaluación ya alcanza los nueve meses. Y los estándares no son quedan atrás: para hacerse con el certificado las firmas tienen que dar buena cuenta de sus prácticas en cuanto a política empresarial, fuerza trabajadora, medioambiente, comunidad y clientela. Hablamos de proporcionar auditorias de sus proveedores, estudios de su huella ecológica y pruebas de una justa representación en el comité. La nota mínima para llevarse el aprobado son 80 puntos sobre 200. La media de las empresas que aplican se queda en un 50.9. Exige un nivel de transparencia riguroso y un compromiso tangible y sobre todo continuado: cada tres años, tienen que revalidar su título.

La modelo Blanca Padilla con uno de los looks de su nueva colaboración con Ecoalf. | D.R.

Tal es la fama –y tan arduo el proceso– que muchos desisten siquiera en intentarlo. "¿Por qué es eso importante? Porque en la moda no hay una entidad reguladora real como la hay en la industria de la alimentación", sostiene Gabriela Hearst. Bajo la tutela de la diseñadora uruguaya Chloé se convertía en octubre en la primera Maison de lujo en hacerse con ella, uniéndose al reducido número de empresas del sector de la moda de una ya de por si corta lista de entidades con el certificado, que incluye a Sézane, Another Tomorrow, Ecoalf, Veja, Vestiaire Collective y Patagonia, que obtuvo una calificación récord de 151.4 puntos.

Hace unos días la española Sepiia se sumaba al elenco. Merecido: fundada en 2016 por Federico Sainz de Robles, la startup española ha hecho de la innovación un arma para crear prendas más duraderas y eficaces: además de reciclables, tienen una tecnología que las hace antiarrugas, antimanchas y antiolores. Y hay más: fabrican su tejido íntegramente en España, y confeccionan en talleres de nuestro país y Portugal, no solo fomentando el tejido empresarial local sino reduciendo al mínimo el CO2 que deriva del transporte. A día de hoy, es la primera enseña de moda patria 100% circular que diseña ropa para hombre y mujer con materiales reciclados y sostenibles.

En 2021 Vestiaire Collective se convirtió en la primera plataforma de compraventa internacional en obtener el certificado B Corp. | D.R:

Que el número de empresas aplicando al certificado –"el más exigente, y el más preciso y reconocido", apuntala Fanny Moizant, cofundadora de Vestiaire Collective– se haya duplicado desde 2019, es síntoma de la importancia que la responsabilidad corporativa ha ganado para el consumidor y, por ende, para las firmas que quieren venderle algo.

En un entorno en el que el escepticismo en torno a las directrices sostenibles crece y todo parece 'greenwashing', la venia de B Corp se ha convertido en un aval "porque te obliga a probar que haces lo que dices", apuntala Hearst. Frente a otros sellos que se quedan cortos –GOTS, por ejemplo, da fe de lo orgánico del algodón de una camiseta, pero no de si se ha tratado o teñido con químicos ni de las toneladas de CO2 que ha supuesto traerla desde la otra punto del mundo–, supone un extra de confianza que, sí, cala en el consumidor y se refleja en las ventas: según la Oficina nacional de estadística de Reino Unido, las enseñas con el certificado han crecido 28 veces más rápido la economía del país.

Además de su faceta medioambiental, Sézane ganó el certificado en 2021 por su compromiso social: desde 2018 la firma ha recaudado más de cuatro millones y medio de euros con su programa filantrópico Demain. | D.R.

Pero no solo se trata de una herramienta marketiniana, argumentan desde Patagonia. “La firma de cosmética orgánica Dr Bronner obtuvo una puntuación de 177,8”, dice Vicent Stanley, director de filosofía de la enseña, con sus 151,4 puntos en mente y la determinación de subir la nota la próxima vez. “B Corp no es una promesa de perfección, sino un compromiso por seguir mejorando”, dice James Ghaffari, director de B lab, una organización sin ánimo de lucro que, directamente asociada con el movimiento, ayuda a la empresas a obtener el certificado. “Es una herramienta increíble para convertir las buenas intenciones en acciones, y hacer que las firmas se lo piensen dos veces antes de decir nada que no puedan corroborar”, sostiene Vanessa Barboni Hallik, fundadora de Another Tomorrow.

¿El pero? “No sustituye una regulación oficial”, sostiene la empresaria mientras en el horizonte se perfilan las primeras acciones del Pacto Verde Europeo. “Necesitamos trabajar hacia regulaciones gubernamentales a nivel nacional, pero también internacional”.

Chloé ha sido la primera casa de moda de lujo en obtener el certificado. | Zoe Ghertner