Woody Allen y la suerte

Nos recibió en Londres a punto de estrenar “Match Point”. Allí nos habló de costumbres, placeres, y de Scarlett Johansson, su última actriz fetiche.

Woody Allen y la suerte

Aparece Woody Allen con una camisa azul, unos pantalones beis y zapatos ocre, probablemente, la combinación cromática más recurrente del director. Es un hombre de gustos y costumbres muy establecidos. Cada día practica un rato con el clarinete, pasea por las calles de Manhattan y mira algún que otro partido de baloncesto o de béisbol.

Y cada mañana, igual que elige un vestuario similar al del día anterior, se pone unas horas a escribir. «No me lo tomo como un trabajo. Me gusta levantarme y sentarme ante el escritorio. Es un placer, un hobby. Es como si me pagaran por jugar al béisbol», explica en la suite de un hotel de Londres.

Esta constancia provoca situaciones de exceso de productividad. Es el caso actual. El director neoyorquino estrena "Match Point" y está acabando de editar –aún no tiene título– la película que rodó en agosto. Las dos fueron rodadas en Londres y las dos, como si buscase un hilo conductor de rutina dentro de la heterodoxia, cuentan como protagonista con Scarlett Johansson, de quien ha llegado a decir que parece estar «tocada por Dios».

"Match Point", la más inminente, gira alrededor del abstracto concepto de la suerte. Es una comedia oscura sobre un profesor de tenis (Jonathan Rhys Meyers) que se deja tentar por el mundo de la clase alta y unas peligrosas relaciones amorosas. La crítica europea, al verla en el Festival de Cannes, se postró en reconocimiento a su ingenio. Noticia: la prensa estadounidense, tan rácana a la hora de encontrarle méritos, también.

«Es su mejor película en décadas», escribió, por ejemplo, "The Washington Post". «Es algo que escapa a tu control –comenta sobre la buena acogida del filme–. Siempre tratas de realizar una película maravillosa, pero eso no significa nada en absoluto. Algunas veces, si tienes suerte, sale muy bien; otras, das lo mejor de ti y sólo consigues decepcionarte.

Con "Match Point" tuve mucha suerte en numerosos aspectos. Curiosamente, la película gira alrededor de la idea de la suerte, y yo la tuve al dirigirla: dispuse de los actores que quería; tuve sol cuando quería un día claro, y lluvia cuando la necesitaba. Todo marchó a la perfección.»

Un punto de fatalismo

Acerca de la temática de la película, Allen asegura que «a la gente no le gusta reconocer la importancia de la suerte porque da miedo. Nos gusta pensar que tenemos un poco de control en la vida, que si hacemos ejercicio, comemos adecuadamente y no fumamos, podemos quizá vivir un poco más de tiempo.

Y puede que sí, pero puede que no. ¿Quién sabe qué nos sucederá cuando salgamos de este hotel?» Fatalismo cien por cien Allen, quien cumplirá 70 años el 1 de diciembre en plena forma física, si obviamos una ligera sordera. «Hacerse mayor es un mal negocio. Hay gente que busca el lado bueno. Que son tus años dorados, que sabes más de la vida… Nada. Es una mala situación.»

Síguele la pista

  • Lo último