Esta simpática mujer le ha puesto mucho humor a sus protagonistas adolescentes. | Disney.com

'Red', la primera película de Pixar dirigida (por fin) por una mujer

La directora Domee Shi ha batido récords: ahora estrena su primera película (11 marzo), pero ya fue pionera en dirigir un corto ('Bao'), que se llevó el Oscar en 2019.

Ester Aguado

La directora chinocanadiense llegó al estudio de animación hace una década (con 22 años) y, tras participar en exitosas y galardonadas películas como "Inside Out", "Los Increíbles 2" o "Toy Story 4", ahora presenta su primera historia como guionista y directora, "Red" (estreno 11 marzo, en Disney +), basada en la divertida historia de Meilin Lee, una preadolescente, fan de las boy bands, que un día empieza a convertirse en un panda rojo gigante cada vez que se emociona. Cuenta la lucha universal de crecer y tratar de descubrir cómo honrar a tus padres pero también, al mismo tiempo, ser fiel a ti misma.

¿Cómo nació esta historia?

En 2017, cuando promocionaba mi corto "Bao", mucha gente me preguntó por qué el bollo de pan protagonista era un chico. Y yo les contesté que solo tenía 8 minutos y que para contar una historia de madre e hija necesitaría todo un largometraje. Y ahí fue cuando en Pixar me pidieron ideas para una película. Allí tienes que presentar siempre tres... y todas ellas hablaban de chicas adolescentes, porque siempre me había apasionado contar ese momento y no es algo que ya hubiera visto antes en películas animadas. Al final, eligieron la más personal. Eso es lo que marca siempre la diferencia. Tenía muchas ganas de explorar los conflictos de una adolescente: cómo se debate entre ser una buena hija y aceptar su verdadero yo en una edad en plena efervescencia.

Meilin Lee y sus tres inseparables amigas de 13 años, en Toronto en 2000. | Pixar

¿Tienes algo en común con Mei Lee, la protagonista?

Mucho. En realidad, su vida está inspirada en la mía: yo nací en China y, a los dos años, emigré a Canadá y crecí en Toronto. Como Mei, siempre estuve muy apegada a mi madre –lo hacíamos todo juntas, incluso ir de vacaciones– hasta que empecé a crecer, a acercarme a mis amigos, a interesarme por el anime y los cómics y a alejarme cada vez más. Ella no entendía nada, así que la lucha que tiene Mei la tuve yo misma. Cuando entré en la pubertad, no me convertí en un panda pero hallé más pelo en mi cuerpo, y olía y tenía hambre todo el tiempo, así que sí, me convertí en una especie de bestia (risas).

Es la primera prota adolescente de Pixar...

Y contemporánea, porque la historia se sitúa en 2000, en pleno apogeo de los ídolos pop, con esas boy bands volviéndonos locas. Tiene lugar en un tiempo y en un lugar con los que podemos identificarnos. No es un mundo mágico. Eso es importante porque la historia en sí es bastante fantástica con una niña que llega a la pubertad y se convierte en un gran panda rojo. Es una historia sobre el paso a la edad adulta, sobre el cambio y los problemas de transición que se viven. También queríamos evitar las redes sociales y contar la historia en una época más simple de teléfonos plegables, CDs, pulseras de gelatina y tamagotchis. Y reflejar la multiculturalidad de Toronto, que fue la de mi grupo de amigos. Tuve la suerte de crecer rodeada de muchos niños inmigrantes y asiáticos como yo.

Poster de la nueva peli de Pixar, 'Turning Red'. | Pixar

¿Cuáles fueron los dramas con los que lidiaste?

El shock de tener la regla por primera vez y entender lo que le pasa a tu cuerpo, y también el hecho de discutir más con mis padres, querer más independencia, más libertad, pero que ellos fueran muy protectores y no entendieran por qué. Esa fue mi experiencia con la adolescencia, y se puede ver en la película. Un periodo algo desordenado, tratando de descubrir quién era yo, algo que aún no estoy muy segura de haber descubierto...

¿Te costó más llegar a dirigir por ser mujer?

Llegar fue cuestión de trabajo, pero dirigir ha sido lo más difícil de mi vida, aunque me he sentido muy apoyada por Pixar y por el fantástico equipo (con una gran mayoría de mujeres, como la productora Lindsey Collins) con el que he trabajado. Los principales obstáculos estaban en mi cabeza: ¿podré hacerlo?, ¿le gustará a la gente?... esos miedos fueron un poco angustiosos.

¿Lo mejor y lo peor de esos 10 años en Pixar?

Todo gira alrededor de esta película... Lo peor fue aprender a trabajar desde casa, con todo el equipo separado, en plena pandemia y manejar nuevas herramientas como Zoom, fue muy complicado. ¿Lo mejor? Acudir al pase con "Red" ya terminada y escuchar a 2.000 personas reír y llorar y suspirar y gritar... Fue la mejor parte.

Mira además: