EL HORMIGUERO

Ona Carbonell, sobre la conciliación familiar: "Sigue siendo un tema muy tabú"

La nadadora olímpica ha contado su historia en el documental 'Empezar de nuevo'

Noelia Murillo

Hace apenas unos días conocíamos la noticia de que Ona Carbonell estaba esperando su segundo bebé gracias a una imagen que compartió ella misma a través de sus redes sociales, en las que aparecía junto al pequeño Kai mostrando su incipiente barriguita. Con un escueto mensaje, "la familia aumenta, súper felices", recibió el cariño de los seguidores y 'followers' que desde el otro lado de la pantalla han seguido sus competiciones deportivas.

De hecho, el interés de muchos aumentó debido a una extraña situación por la que tuvo que pasar la también premiada en los últimos Premios Woman Sport, celebrados el pasado mes de octubre. Entonces, su anterior maternidad se convirtió en noticia a nivel mundial tras su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio, donde se le impuso una serie de restricciones por ser madres lactantes, un colectivo concreto de deportistas que fue señalado y denostado.

Gracias a su denuncia, mediante un vídeo publicado a través de sus cuentas oficiales que dio la vuelta al mundo y en el que la nadadora aseguraba que estaba pasando por "condiciones incompatibles con rendir en unos Juegos Olímpicos y que tu familia esté lo mejor posible", Ona sacó a la luz la casuística por la que debían pasar las mujeres que habían sido madres recientemente en un evento de estas características.

Ese es el núcleo central sobre el que gira su documental autobiográfico 'Ona Carbonell: Empezar de nuevo', que se estrenará el próximo 3 de marzo en Rakuten Tv y que ha presentado este lunes en 'El Hormiguero'. "Me costó mucho hacerlo, pero sentí la oportunidad y me sentí responsable de visibilizar la situación que hay en el deporte con la conciliación, porque sigue siendo un tema muy tabú, hay muy poca información y muy pocas ayudas", ha contado la deportista, asegurando que cree que "hay mucho margen de mejora" para reacondicionar la situación por la que pasan tantas compañeras como ella y que no se debería dar la circunstancia de que estas retrasasen su deseo de ser madres por miedo a perder un trabajo.

Además de contar su propia historia, desde un punto de vista muy sincero y sin complejos, la nadadora olímpica espera que con esta producción "muchas deportistas conozcan el tema". Asimismo, ha abierto un tema desconocido para muchas mujeres como es el de la elasticidad durante la lactancia. "Di a luz en agosto y en septiembre u octubre tenía que ir con mucho cuidado para no lesionarme", ha relatado, quien volvió a hacer ejercicio tan solo un mes y medio después de dar a luz.

-Ona Carbonell: "Quiero ser una deportista ejemplar en medallas y valores"

-Ona Carbonell anuncia su segundo embarazo con esta tierna imagen de Kai

"Entonces, tenía el abdominal abierto, el suelo pélvico fatal y estuve haciendo mogollón de hipopresivos. Al principios, los hombros, muy mal, porque me costó nadar. Me costó mucho volver a ser yo", ha señalado, asegurando que lo peor no fue eso sino los duros entrenamientos a los que tuvo que someterse de hasta 10 horas para después pasar noches en vela por las tomas del bebé, por las que solo podía dormir cuatro horas.

Por último, ha hablado sobre lo duro que fue tener que entrenar y pasar muchas horas lejos del bebé, para lo que optó por un sacaleches, así como el momento en que toca cambiar pañales. "Eso no viene en el manual", ha confesado Ona, que ha insistido en que tanto la lactancia como las horas de sueño "van de la mano" y que es muy importante el ambiente de trabajo que rodea a las mujeres cuando son madres. "Si no te ayudan y te dan la confianza, es difícil", ha rematado.