La tenista ucraniana Marta Kostyuk. | USG / GTRES

Marta Kostyuk revela la diferencia entre los premios de tenis a hombres y mujeres (y es flagrante)

"¿De verdad somos tan malas?", se pregunta la tenista ucraniana, indignada, por las cuantías de los galardones, que a veces son más de siete veces inferiores a las que reciben los hombres.

Clara Hernández

El debate por la equidad en el deporte se va expandiendo a todas sus disciplinas y cada vez son más las voces que se suman para pedir igualdad entre las condiciones laborales de sus profesionales, sin contemplar más allá de que sean hombres o mujeres. La última ha sido la tenista ucraniana Marta Kostyuk, quien ha resumido con una imagen muy reveladora las diferencias que hay entre la cuantía que reciben las tenistas y los tenistas en los campeonatos internacionales. En concreto, se ha referido a los torneos de Halle y de Berlín, los cuales se juegan estos días en Alemania.

"¿Es que somos tan malas?", ha escrito la deportista sobre una imagen en la que aparece impresa la relación de cantidades económicos que suponen los premios de ambos torneos, y que distan mucho entre sí. Seguro que a nadie le sorprende que, pese a ser del mismo nivel, el Torneo de Halle 500, que es el masculino, ofrece los premios más generosos mientras el de Berlín 500, femenino, ofrece cantidades mucho más modestas (en ocasiones, más de 7 veces menores). Así, en Halle, el ganador obtiene 399.170 euros, mientras que el finalista, semifinalista, cuartos, segunda ronda y primera ronda reciben 214.776 euros, 114.000 euros, 58.485 euros, 31.215 euros y 16.650 euros, según el cuadro que Marta Kostyuk ha compartido en su perfil de Twitter.

La ganadora del Torneo de Berlín percibe 55.300 euros (frente a los 399.170 euros de su compañero de Halle). Es decir, menos que los tenistas masculinos que llegan a cuartos . El resto de premios femeninos son de 41.141 euros (finalista), 26,139 euros (semifinalista), 12.500 euros (cuartos) 6.612 euros (ronda de 16) y 5.362 (ronda de 32). 

No ha hecho falta que Mata Kostyuk comente mucho más (ha añadido un par de emojis, uno llorando de la risa y otro llorando con una sonrisa) para que su perfil se llene de comentarios que no necesariamente le dan la razón (algunos justifican la desigualdad alegando que el primero de los torneos es de más calidad o "más interesante" que el femenino). 

El debate, sin embargo, está abierto. La noticia llega poco después de que las jugadoras de la selección española de fútbol lograran hace unos días, y tras años de negociaciones, un hito: el que la Federación de Fútbol igualara sus condiciones a las de la selección masculina, algo que afectaba a las primas y a los derechos de imagen.