De izda. a dcha., Cristina García-Peri (dtra. de Desarrollo Corporativo y Estrategia de Grupo Azora), Carmina Ganyet (dtra. gral. corporativa de Colonial), Carmen Panadero (presidenta de WIRES), Mayka Sánchez (dtra. de Woman), Pere Navarro (delegado esp. del Estado en el Consorci de la Zona Franca de Barcelona), Blanca Sorigué (dtra. gral. del Salón Int. de la Logística), Consuelo Villanueva (dtra. de Instituciones y Grandes Cuentas de Sociedad de Tasación) y Anna Gener (presidenta y CEO de Savills Aguirre Newman Barcelona). | Besquare

Desafíos en el sector inmobiliario

Seis mujeres profesionales abordaron con Woman y Consorci Zona Franca nuevos retos como tecnología, sostenibilidad, alquiler y compra, en la antesala al Salón Barcelona Meeting Point (del 16 al 19 de octubre).

Woman.es

El cambio social y generacional, el PropTech, la sostenibilidad, el acceso a la vivienda y la presencia femenina en el sector inmobiliario. Estos fueron algunos de los puntos fundamentales sobre los que, siempre mirando hacia el futuro, se articuló la ponencia orquestada por Consorci Zona Franca y la revista Woman en el Hotel Hesperia Madrid. Moderada por Agustina Barbaresi Oliver, responsable de la web Byzness (destinada a nuevos consumidores de información económica), la conversación arrancó con las palabras de Pere Navarro, delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca de Barcelona. Navarro apuntó algunas tendencias que mueven hoy el sector, que se desarrollarán a fondo en Barcelona Meeting Point, el salón inmobiliario de la Ciudad Condal, del 16 al 19 de octubre. «Nuestro interés es establecer un foro de debate de los temas que más afectan a la ciudadanía y poner el acento en el día a día del sector en el tema PropTech. También, las oportunidades como el derecho a la vivienda para las generaciones futuras y el desarrollo sostenible. Sectores público y privado trabajan por estos objetivos», explicó.

La evolución exponencial de la sociedad ha arrastrado, transformado y mejorado el sector. Se refleja en el cambio de las ciudades en smart cities, aplicando directamente la tecnología para controlar la eficacia de recursos. Carmen Panadero, presidenta de WIRES (Women in Real Estate) explica que esta permite trabajar por un planeta sostenible «controlando el consumo de basura o tráfico, haciendo eficaz el uso de datos». El PropTech se refiere a las empresas que utilizan y mejoran sus servicios en el sector y tiene mucho que decir a nivel empresarial. «Usarlo te coloca en una posición aventajada», puntualiza Consuelo Villanueva, directora de Instituciones y Grandes Cuentas de Sociedad de Tasación, S.A.

Pero, ¿cuál debería ser el papel de las inmobiliarias sobre las nuevas tecnologías? «Tenemos que ayudar a probar los productos de PropTech en nuestro patrimonio. Tendría gran impacto si grandes activos del sector inmobiliario montáramos plataformas para financiar emprendedores», propone Cristina García-Peri, directora de Desarrollo Corporativo y Estrategia de Grupo Azora. «De hecho, en Barcelona Meeting Point se pretende impulsar la innovación en inmobiliaria: hemos mapeado más de 1.000 start-ups que innovan en nuevas tecnologías. En el Consorci tenemos más de 22 start-ups que generan un ecosistema para colaborar», apunta Blanca Sorigué, directora general del Salón Internacional de la Logística.

Hilando con el cambio de modelo de negocio, ¿se debe usar el big data en la lucha contra el cambio climático tomando medidas para cumplir el Pacto de París? Carmina Ganyet, directora general corporativa de Colonial, apunta: «Hay que revisar los materiales que usamos y conseguir activos eficaces a través de la tecnología.» También existe una transformación generacional con la entrada en juego de los millennials en la que la innovación es clave, ya que permite saber más. «Cómo van a querer trabajar, dónde van a querer vivir, cómo va a afectar la movilidad a las smart cities, cómo se van a electrificar las ciudades e inmuebles. La tecnología nos da la capacidad de soñar y reinventar», puntualiza Carmina. «Los hábitos no solo han cambiado por la irrupción de los millennials, sino también por la llamada economía de plátano, que comprende a la población de más de 65 años», añade Cristina: «Hay que saber articular y anticiparse a estas necesidades.»

Entre los objetivos de desarrollo también encontramos uno prioritario: la presencia de las mujeres en el mundo de la inmobiliaria. Carmen apunta: «Asociaciones como WIRES han conformado un tejido más fuerte entre nosotras. Nuestros eventos son siempre diversos. Ahora hay mujeres en cargos altísimos y los jóvenes ven un modelo en que fijarse.» Blanca señala que no solo hay que fomentar la presencia femenina en altos cargos, «también en cualquier rol de la compañía. Desde Consorci Zona Franca, con el lema #jotambésócFranca, hemos hecho visibles a mujeres que trabajan en un sector tan masculino como el logístico». Pero aún hay trabajo por delante. «La pérdida de talento femenino en ámbitos de decisión es evidente. Y los hombres han de estar a nuestro lado», puntualiza Anna Gener, presidenta y CEO de Savills Aguirre Newman Barcelona.

Coworking y coliving

Asimismo, la visión del espacio tradicional ha cambiado ante la tendencia de compartir viviendas y oficinas. «El coworking ha irrumpido con una fuerza extraordinaria», explica Anna. «Se demandan espacios para satisfacer una necesidad: la flexibilidad. En el mundo digital no pueden prever el número de personas que tendrán de hoy a 6 meses, ya que depende de inyecciones económicas.» También aporta un sentimiento de comunidad. «En Colonial hace dos años vimos la tendencia de invertir y gestionar edificios de oficinas en ciudades. En París rehabilitamos un edificio y Facebook y Blablacar se interesaron para que fuera su sede europea, para atraer talento y estar rodeados de servicios, con espacios con zonas comunes donde celebrar encuentros y afterworks, creando un contenido. El talento millennial quiere pertenecer a y no trabajar para», expone Carmina. Carmen, a su vez, ahonda en las ventajas del coliving. «Supone vivir en comunidad con una serie de servicios compartidos en un mismo edificio: de limpieza, salones...»

Sostenibilidad

«Esta palabra es un eje sobre el que pivota el desarrollo de la agenda 2030. Me interesa el punto sobre ciudades y comunidades sostenibles. Se trata de una transformación tremenda para tener ciudades inclusivas y sostenibles, sin invadir nuevos territorios, sino mirando dentro de nuestros límites para diseñar un espacio urbano», zanja Consuelo.

«Hablamos incluso de cómo es de sostenible un edificio por la basura que genera (lo que se mide en muchos países). Ahora hay un nuevo sello para ver cómo se comporta el edificio con el inquilino», añade Carmen. «Los inversores deben premiar el esfuerzo para ser sostenibles de las compañías. El siguiente paso lo tienen que dar los inquilinos pagando más por un edificio sostenible», concluye Cristina.

Y, para finalizar, una última cuestión, o como dice Consuelo, la pregunta del millón. ¿Compro o alquilo? «El alquiler lo utilizas, pero quieres comprar con la formación del hogar. El problema social surge cuando no puedes afrontar la compra.»

«El acceso a la vivienda genera un alto nivel de preocupación», reflexiona Anna. «En ciudades como Madrid y Barcelona se agrava en el caso del alquiler por la diferencia entre precios y salarios. El sector público no puede arreglarlo y el privado sigue en el mercado libre. La solución pasa por crear un espacio de colaboración entre lo público y lo privado, ofreciendo precios por debajo de los del mercado libre», añade. Blanca destaca: «En Meeting Point contaremos con varios alcaldes europeos para saber qué están haciendo en sus respectivas ciudades y ofrecer soluciones.»