Visita la Costa Dálmata

La zona sur de Croacia es lo más parecido al paraíso. Calas recónditas, islas idílicas y naturaleza en estado puro te adentran en un oasis de perfección.

S. YUBERO

¡Atención, hedonistas! Si lo tuyo es pasearte descalza por playas casi vírgenes, bañarte desnuda en aguas transparentes o descubrir pequeñas aldeas en las que deleitarte con un plato de pescado fresco, tu destino ya está escrito. Está en la región de Dalmacia, la zona más visitada de Croacia, y no es por casualidad: cualquier opción de viaje que pase por tu mente puede hacerse realidad aquí.
¿Te gusta caminar, guía en mano, descubriendo monumentos históricos y arquitectónicos? Tus ciudades son Dubrovnik y Split. ¿Qué tal continuar la ruta por un pequeño pueblo con encanto? Trogir, declarado Patrimonio de la Humanidad, es parada obligatoria. ¿Te apetece pasar la tarde en el mar rodeada de frondosos pinares y practicando algún deporte de aventura? Tienes numerosas islas a tu disposición.
Hay decenas de razones por las que visitar la Costa Dálmata. Estas son solo algunas.
Escenarios de cuento
Dubrovnik y Split son ciudades mágicas, auténticas obras de arte. Transitar por sus calles es trasladarse de inmediato a otras épocas. Stradun, la arteria principal de Dubrovnik, por ejemplo, está presidida por impresionantes palacios barrocos. Otro edificio de visita imprescindible es el Palacio Sponza, que conserva rasgos góticos y renacentistas. En cuanto a Split, es difícil encontrar otra ciudad que viva con tanta cotidianidad su historia: podemos acudir a un banco y encontrarnos con un pavimento romano original; podemos cenar en una pizzería entre columnas de diecisiete siglos de antigüedad; e incluso, contemplar cómo la gente tiende la ropa sobre las antiguas paredes del palacio del emperador. Además de observar con detenimiento esta fusión natural entre pasado y presente, recomendamos acercarse al Peristilo, el patio donde se levanta el antiguo mausoleo de Diocleciano, hoy catedral de Split.
Estas dos capitales son también el refugio de consumistas y fans del souvenir. ¿Los obsequios preferidos? La bisutería con corales se encuentra en la calle Od Puca, en el casco histórico de Dubrovnik. Las mantelerías bordadas a mano y los productos realizados con lavanda de la isla de Hvar –que conservan su aroma durante mucho tiempo– se venden en multitud de tiendas y puestos al aire libre. Las delicias gastronómicas y los vinos se compran en Terra (Prilaz brace Kaliterna, 6. Split. Tel. 021 314 800).
Saltar de isla en isla
Existe una completa red de ferris que salen desde Dubrovnik y Split hacia las islas. Pero una excelente opción es alquilar un barco en alguna de las marinas que se encuentran en la costa. Solo así se puede acceder a bahías protegidas, playas desiertas y encantadoras aldeas (www.croatia.hr).
Hay numerosos lugares donde perderse pero si no queda más remedio que elegir, visita Korcula, que ha adquirido su fama por ser la cuna de Marco Polo. Además, cuenta con una ciudad fortificada cuyo urbanismo sigue la forma de raspa de pez para evitar la entrada de la bura, el viento característico de la zona. También es recomendable la isla de Hvar, que se tiñe de malva gracias a sus numerosos campos de lavanda. Por último, recorre Mljet, donde la naturaleza es la auténtica protagonista, así como Brac, que sorprende tanto por sus iglesias paleocristianas y románicas como por su coqueta bahía.

Llévate buen sabor
La cocina croata posee sus propias tradiciones gastronómicas, pero la zona de la costa se ha visto influida por el largo periodo de dominio veneciano. ¿Dónde comer?
Zlatna Ribica. K. Spužvara 46, 22 010 (Brodarica, Sibenik). Cocina mediterránea. Destacan sus recetas de trufa.
Atlas Club Nautika. Pile. Brsalje (Dubrovnik). Nuestro preferido para pescado y marisco.
Proto. Široka ulica 1 (Dubrovnik). Cocina tradicional con ingredientes autóctonos y una excelente selección de vinos locales.
A partir de la primavera las ciudades croatas se llenan de terrazas donde disfrutar de una luz única y de una copa de buen vino. En Split hay que pasarse por Luxor, frente el mausoleo de Diocleciano, y Gaga (Iza Loze 5), uno de los lugares de moda de la ciudad. Dubrovnik esconde en su casco antiguo El Trubadur, un local de música en directo.

Cómo llegar
Con las compañías internacionales Lufthansa, Austrian Airlines, British Airways y Croatia Airlines.
Clickair (www.clickair.com) tendrá vuelos directos desde Barcelona a Dubrovnik a partir de junio.
Más información
Oficina de Turismo de Croacia: www.croatia.hr
Panavision Tours: www.panavision-tours.es