Turín con María José Rienda

Antes de deslizarse por sus pistas, la esquiadora granadina descubre con nosotros los mejores rincones de la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno 2006. ¡A por el oro!

LUCÍA PANOZZO

La granadina María José Rienda, del Carrera Ski Racing Team, es la esquiadora española con más probabilidades de ganar una medalla en los XX Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarán, del 10 al 26 de febrero, en Turín. Su especialidad es el eslalon gigante, especialidad en la que, por ahora, encabeza la clasificación de la Copa del Mundo. A falta de unos días para el comienzo de las competiciones, nos reunimos con María José en la ciudad italiana que puede ser testigo de sus próximos éxitos.

Como toda buena sede olímpica, hace un tiempo que Turín se ha puesto las pilas para vivir un proceso de transformación. La ciudad del nuevo milenio es una mezcla donde el barroco italiano de Guarini y Juvarra convive con las construcciones modernas de arquitectos como Renzo Piano, Arata Isozaki o Gae Aulenti. Aquí, la pasión por las antigüedades contrasta con las exposiciones de la Fondazione Sandretto Re Rebaudengo; y los barrios multiétnicos se confunden con las zonas elegantes y chic. ¿La quieres descubrir con nosotras?

Disciplina y suerte
María José vive este viaje como una oportunidad para escapar de la rígida disciplina del entrenamiento. Aunque disfruta mucho con su trabajo, reconoce que no es lo mismo esquiar para ganar –con ese factor suerte con el que siempre hay que contar en la nieve– que hacerlo por placer. Por gusto, ella se quedaría en Sierra Nevada, donde aprendió a esquiar con tan sólo ocho años. En Turín, la esquiadora ya se siente como en casa, aunque expe- rimenta cierta inquietud al visitar las instalaciones olímpicas. Quiere ganar la medalla que se le escapó en Salt Lake City (2002): «Me encuentro en un estado físico y técnico óptimos y puedo hacer un buen papel.» Su nombre suena más que nunca: «La presión mediática es muy alta, pero eso quiere decir que la gente espera grandes cosas de mí. Y eso también es positivo para los aficionados al esquí español.»

Centro de creatividad
Para ir creando ambiente, llevamos a la deportista a la Piazza Castello, la Medals Plaza, donde se entregarán las medallas olímpicas. De ahí nos dirigimos hacia el Quadrilatero Romano. Sus calles están repletas de bares y restaurantes de tendencia, pero también de talleres de jóvenes diseñadores y galerías de arte. Por el camino, María José cuenta que, a pesar de todos los éxitos obtenidos, su mayor logro ha sido conocer a Ángel, su marido. Le ve poco pero está mentalizada: «Si quiero estar entre las mejores tengo que pasar mucho tiempo fuera de casa.» A falta de calor humano, la esquiadora se rodea de otros buenos compañeros: «Siempre llevo música y libros.» Y, por supuesto, muchísima ilusión. ¡Buena suerte!