The Cotswolds

A una hora y media de Londres: comida ecológica, hoteles "trendys", paisajes románticos... descubre el escondite preferido de Kate Moss y Stella McCartney. Ve al campo sin renunciar al estilo.

Brenda Otero

Aquí hay que apretar el freno, respirar hondo, disfrutar de los pequeños placeres... Durante los últimos años, esta región llamada The Cotswolds se ha convertido en el destino de fin de semana preferido por los urbanitas británicos. Situada en el centro de Inglaterra, cuenta con una extensión de 160 kilómetros entre los condados de Oxfordshire y Gloucestershire. Su paisaje, de colinas suaves, riachuelos, pastos y fachadas de piedra, mantiene su belleza durante todo el año. Es la quintaesencia de la campiña británica, y sus cottages respetan fielmente los estilos históricos. Además, sus vecinos tienen pedigrí: Carlos de Inglaterra es propietario de Highgrove, una tienda en la localidad de Tetbury, cuyas ganancias van destinadas a proyectos solidarios. La modelo Kate Moss, la diseñadora Stella McCartney y las actrices Elizabeth Hurley y Kate Winslet han comprado casas en la zona, atraídas por su encanto y la sensación de privacidad. Sin embargo los Cotswolds no son una zona exclusiva reservada a las celebrities, recientemente se han inaugurado muchos hoteles de diseño (antiguas casas solariegas) y acogedores bed breakfast.
En pubs y restaurantes se sirve comida rústica, preparada con ingredientes de procedencia local. Y la etiqueta orgánica es casi un must: Daylesford Organic es el máximo ejemplo del establecimiento eco-chic en esta región. En tu agenda, no debe faltar una visita a esta granja de más de 2.800 hectáreas, que produce y vende mercancía orgánica. Este imperio, cuidado hasta el más mínimo detalle por la incombustible Lady Bamford, se completa con un café-restaurante, una boutique de moda (la línea Bamford Clothing), un salón de té, una escuela de cocina y un relajante spa.
Los Cotswolds están a una hora y media de Londres y próximos a ciudades como Cheltenham, Oxford y Bath. Es posible viajar en tren hasta cualquiera de las estaciones principales de la zona, o montar en una antigua locomotora aún en activo –el Gloucester-Warwickshire–. Sin embargo, lo más cómodo es descubrirlos en coche.

¡Date un paseo por The Cotswolds!