París

Sinónimo de elegancia, clase y distinción, y patria del tan usado chic. La pasarela que todos envidian y en la que quieren desfilar todos los diseñadores. Vivió en primera persona la revolución de Coco Chanel, Dior e Yves Saint Laurent, y todavía es el destino favorito de ‘fashionistas’ y amantes de la alta costura.

Shopping:
Saint Germain, Le Marais… Encuentras algo tentador en todos sus barrios. Si llegas con las maletas vacías (y la cartera llena), te volverás loca con las prendas de Maria Luisa (2 rue Cambon), los modelos exclusivos del outlet de la musa de Yves Saint Laurent, Loulou de la Falaise (7 rue Bourgogne), los zapatos de Christian Louboutin (38 rue de Grenelle), los modelos vintage de Didier Ludot (20- 24 Galerie de Montpensier), los caftanes de Antik Batik (18 rue de Turenne), los diseños de Lagerfeld Gallery (40 rue de Seine), la lencería de Erés (4 bis rue du Cherche-Midi), los complementos de Onward (147 boulevard St. Germain) y Sisso’s (20 rue Malher), la música de Frederick Sanchez (5 rue Sainte Anastase), y todo lo que se exhibe en las tres plantas de Colette (213 rue St. Honoré), un auténtico centro de peregrinación. Si no está aquí, no está de moda. Sólo tienen lo último.

UN RESTAURANTE:
Davé (12 rue Richelieu) es el favorito de las modelos. Para reservar mesa, tienes que llamar con bastante antelación. Sé previsora.

UN HOTEL:
Libertel Quartier Latin Hotel (9 rue des Ecoles), repleto de estanterías, libros y referencias literarias grabadas en las paredes.