No te pierdas nada...

Un toque español en el ATOMIUM
La artista española Alicia Framis ha sido la encargada de diseñar la esfera de los niños del restaurado tótem de los belgas: el Atomium (www.atomium.be). Un proyecto con nombre responsable: “Moléculas de lluvia”, porque «en el futuro, el agua será como el oro», explica Alicia. Se trata de una gran esfera con ocho habitaciones en forma de gigantescas moléculas de H2O suspendidas en el aire que, por la noche, cuando cierra sus puertas el Atomium, se convierte en un hotel sólo para niños. «Me inspiré en la pedagogía urbana, ajena a la fantasía de Walt Disney, para que los más pequeños puedan aprender a vivir y convivir en una sociedad que respeta el medio ambiente.»
‘Shopping’ con SELLO BELGA
● Mademoiselle Lucien (48, rue Armand Campenhout): Boutique de alta costura belga que trabaja con tejidos de inspiración étnica.
● Kaat Tilley (Galérie du Roi, 4) ha diseñado vestuario para teatro, cine y música. No podrás apartar la mirada de algunos de sus vestidos.
● Hatshoe (rue Antoine Dansaert, 89A): Para amantes de los zapatos. Tiene las colecciones de Van Noten y Ann Demeulemeester, entre otros.
● Delvaux (boulevard de Waterloo, 27): Firma nacional de bolsos de lujo. El modelo mítico de la casa se llama Brillant (1958).
● Christophe Coppens (rue Léon Lepage, 2): Mima tu cabecita con alguno de sus estupendos sombreros de diseño.
● Y-Dress? (rue Antoine Dansaert, 102): Si querías ver algo original, pasa por esta tienda. Encontrarás locuras como camisetas que se convierten en pantalones. Los firma Alexandra Paszowska.
Cinco paraísos GOURMET
● Desayuno en Le Pain Quotidien (Antoine Dansaert, 16): Cafeteríapanadería de moda con deliciosos panecillos de harina orgánica.
● Pierre Marcolini (Des Minimes, 1): La ganache de chocolate negro, frambuesa y perfume de ylangylang es la última creación del mejor pastelero belga.
● Té en Royal Windsor Hotel (rue Duquesnoy, 5): Acompañado del postre fashion del chef.
● Place du Châtelain (junto a rue de Bailli): El mercado del miércoles, a partir de las cinco de la tarde, se convierte en punto de encuentro al aire libre de la gente más trendy. Prueba el queso y el vino.
● Cerveza Lambic en Mort Subite (rue Montagne aux Herbes Potagères): Típico bistrot del siglo XIX.