Milán

Es, desde los años ochenta (testigos del éxito del ‘prêt-àporter’), el gran parque temático del lujo. Una ciudad donde las calles se convierten en auténticas pasarelas. Destino famoso por sus excesos, que ofrece moda y ‘dolce vita’ las veinticuatro horas del día. Sugerencias con firma: un ‘espresso’ en el Armani Caffè, un masaje en el ‘spa’ de GF Ferré, un cóctel en Dolce Gabbana Martini… ¿Tienes un plan más extravagante?

Shopping:
Prepara la tarjeta de crédito, porque en cuatro calles se concentran las tiendas más prestigiosas y lujosas de la capital lombarda. Es el denominado Quadrileto della Moda. Está formado por Via Montenapoleone (Gucci, Versace, Salvatore Ferragamo, Etro, Luis Vuitton, Prada, Valentino, Emilio Pucci), Via Sant’Andrea (Chanel, Fendi, Armani, Moschino, Kenzo, Hermès, Trussardi, Viktor Rolf), Via della Spiga (DG, Krizia, Gianfranco Ferré, Bottega Veneta, Just Cavalli, Prada, Bvlgari) y Via Manzini (Armani). Al sur del Duomo, encontrarás ropa de jóvenes diseñadores. Y en Corso di Porta Ticinese, marcas de streetwear made in Italy, como Diesel y Miss Sixty.

UN RESTAURANTE:
Corso Como 10 es el local de ahora mismo. Boutique, peluquería, bar y restaurante en un multiespacio firmado por Carla Sozzani.

UN HOTEL:
Bvlgari (via Privata Fratelli Gabba 7/b). Sólo apto para fashionistas con posibles.