Maldivas

Ahora es verano en las islas más bellas del planeta. Duerme en una villa sobre el mar o disfruta de una piscina de piedra frente a tu playa privada. Apunta los mejores hoteles: Reethi Rha y Kanuhura.

Es absurdo malgastar el tiempo en dedicar calificativos a las Maldivas. Desde Marco Polo al comandante Cousteau, la belleza de este país, desmenuzado en casi dos mil islas, ha sido enaltecida por todos. Ni el ser más insensible podría obviar lo incomparable de esta república insular localizada al norte del océano Índico y al suroeste del extremo sur de India.

Playas impolutas, aguas cristalinas y el mayor catálogo del mundo marino, literalmente, al alcance de la mano. Nunca el tópico estuvo tan cerca de la realidad. Mires a donde mires, la vista encuadra una postal. Como mucho, el paraíso; como poco, un lugar inolvidable. Si los científicos están en lo cierto, el calentamiento global hará desaparecer a las Maldivas en apenas 50 años. Descubrirlas hoy parece inevitable.

OneOnly Reethi Rah

Cualquier cosa que pidas se te hace realidad. Es el lema de este magnífico establecimiento, que ocupa una de las miles de islas del archipiélago, y que la mano del hombre amplió hasta ocho veces su tamaño, clonando su entorno natural. Sus seis kilómetros de playas privadas se adentran suavemente en la laguna de coral. Reeti Rha es uno de los secretos mejor guardados de celebrities como Beyoncé, Nicole Kidman o Domenico Dolce y Stefano Gabbana. No en vano la ubicación de las 130 villas entre vegetación autóctona están dispuestas para su absoluta discreción. Los interiores son un must: arcadas de bambú en el techo, maderas naturales, fibras tropicales y grandes alturas que dan al espacio una dimensión de auténtico lujo. Recuerda que pueden servirte cualquiera de las comidas en el más recóndito rincón de la isla: su staff puede organizar en tiempo récord desde una puesta en escena íntima con guirnaldas y velas sobre la arena, hasta una party en un barco.

Sus tres restaurantes son deliciosos: Tapasake, un japonés sobre el agua ; Fanditha, de influencias indias; y el Reethi, con sus reputados chefs, su ambiente elegante y 18.000 botellas de vino de todo el mundo.

Kanuhura

Este es el escondite ideal para amantes del casual chic. Cuando el hidroavión aterriza junto al embarcadero de esta pequeña y preciosa isla es algo que en seguida te comentan: puedes ir descalzo todo el día y a todas partes; pero no hay que equivocarse, pese a su atmósfera relajada y bohemia se trata de un hotel de la máxima calidad. Te recomendamos quedarte en una de sus water villas: sus terrazas con vistas a la laguna tienen acceso directo a las aguas turquesas; allí podrás observar de cerca algunos de los peces más increíbles: manadas de majestuosos manta, pequeños tiburones inofensivos o increíbles especies de brillantes colores: solo hay que meter la cabeza bajo el agua, el snorkeling es obligado.

Pide en el hotel el equipo. Al atardecer, sube a un Donhi, la bonita embarcación tradicional de pesca de los maldivianos: no olvidarás la puesta de sol. Pesca, speedboat, canoa, catamarán, banana riding hasta... ¡carreras de cangrejos! El Kanuhura no está diseñado para aburrirse. El hotel cuenta con sistemas ecofriendly de reciclaje de agua y con un huerto propio donde cultivan especialidades que luego sirven en su delicioso buffet internacional.

Kanuhura Spa

Prueba el servicio de masajes outdoor en el Kandu-olhi Pavilion, que significa ‘canal oceánico’ en divehi (el lenguaje valdiviano). Relájate frente al agua y deja que estimulen tus sentidos con aceites aromáticos y especias orientales, puedes combinar la experiencia con una clase de meditación. Disfrútalo sola o en pareja.