Lisboa y su costa, ¡escápate!

Mercadillos vintage, terrazas, playas de aguas cristalinas, verbenas vespertinas y preciosas vistas desde su castillo. Lisboa y su costa (Cascais, Estoril...) te sorprenderán este verano.

Susana Fernández

Aunque la capital portuguesa la puedes conocer durante todo el año, el verano es una época especialmente propicia para hacerlo. Sus innumerables terrazas con vistas al tajo y las verbenas y mercadillos que visten las calles son algunos de los encantos que te sorprenderán en la temporada más cálida.

¿Otros reclamos? Desde la desembocadura del Tajo, la costa de la ciudad está salpicada de largas playas ideales para los amantes del surf y el windsurf. Las dunas naturales de Albufeira, las aguas cristalinas de Cascais, Guicho o Carcavelos y la kilométrica Caparica, los delfines en el río Sado y el buceo en Sesimbra son algunas de las opciones que te ofrece Lisboa para sofocar el calor y disfrutar de largas jornadas de sol y mar.

Las adictas a los mercadillos no podéis perderos la zona de Príncipe Real o la Avenida da Liberdade. El más famoso es el de la Feira da Ladra (mercado de los ladrones). llamado así porque era el lugar en el que años atrás se vendían objetos robados. Todos los martes y sábados, los comerciantes extienden sus puestos a lo largo del Campo de Santa Clara con libros de segunda mano, joyas antiguas o discos de vinilo.

Otro de los placeres del verano lisboeta es tan sencillo como sentarse en una de las muchísimas terrazas que custodian las orillas del Tajo. A lo largo de la Avenida 24 de julio se suceden varios bares para tomar una copa al atardecer. Por la noche, los barrios de Alcântara, Santo Amaro o Santa Apolónia, además de la recientemente inaugurada terraza para más de 1.500 personas en la Plaza del Comercio, gozan del mejor ambiente portugués.

Pero si por algo destaca la capital lusa es por la gran cantidad de miradores que alberga. En verano es especialmente agradable sentarse a contemplar el colorido paisaje de la ciudad desde alguna de estas plataformas: el mirador de Portas da Sol en el pintoresco barrio de Alfama; el de Graça, en el barrio que lleva el mismo nombre; o el de Santa Catarina, que conforma una auténtica instantánea de postal, son algunos de los imprescindibles.

Y para una noche diferente... Te recomendamos la presentación multimedia “Lisboa quién eres tú”, en el escenario de Castelo de São Jorge (todas las noches a partir de las 22.00 h).