Helsinki se mueve

Una ciudad fácil de vivir, buen diseño, shopping tentador y una noche muy activa. Te divertirás.

SÍLVIA MARTÍN

Bienvenidas a Finlandia, donde te puedes dejar un Nokia en el primer bar de karaoke de heavy metal del mundo y recuperarlo, intacto y en su sitio, dos horas después. La gente es rubia, alta y se lleva bien con los visitantes, desmintiendo el viejo tópico de la frialdad nórdica. Puedes ver a dos chicas saliendo del Teattrica, el local más hot de la capital, con botas de plataforma plateadas y abrigos largos de pelo blanco cubriendo una minifalda de escándalo; tomar pinchos de calidad en La Cocina, al lado de un tipo muy guapo, o irte al Zetor, a cenar y beber sobre un tractor y buscar oro (como lo oyes) con un cedazo, agua y paciencia, igual que los antiguos buscadores de fortuna en California. Si encuentras una micropartícula, te la dan de recuerdo, que este es un país rico.

También puedes comprar, porque los precios del diseño finlandés, que entiende la belleza como la armonía entre la función y la forma, no son escandalosamente caros. Las mejores opciones son los jarrones de colores del legendario Alvar Aalto; los bolsos y la ropa de casa y para niño de Marimekko, y los estampados un punto eslavos de Ivana Helsinki. ¿Más? Busca piezas originales en el Desing Forum Finland (www.designforum.fi), y objetos de madera maciza, pendientes y lo que se te ocurra, en la principal arteria de la capital, la Pohjoisesplanadi. Si el tiempo lo permite, podrás recorrerla a pie sin problemas. Acaba en el muelle, donde hay un animado mercado al aire libre y se compra el pescado directamente de los barcos. Claro que mejor probarlo ya en su punto en alguno de los muchos restaurantes de la zona. Están a la última. Solo en Helsinki se celebra un encuentro mundial del festival Eat Joy (come y diviértete), a medio camino entre la gastronomía y la marcha nocturna. ¿Por dónde empezar? Si vas cuando hay nieve, te sugerimos la carpa que el hotel Kämp (Pohjoisesplanadi, 25) monta al aire libre. Un lujoso chill out a la finlandesa con excelente bufé, música en directo, cortinas de terciopelo, cojines, sofás versallescos y buen ambiente. Fuera, la nieve te recordará al instante lo bien que estás aquí. Después, puedes ir al hotel Klaus K (Bulevardi, 2), una buena dirección para hacer noche después de ver, allí mismo, un concierto del mito local, M.A. Numminen, un hippie de sesenta años que es de lo más irónico, iconoclasta y moderno. Más información: Tel. 917 497 745 y www.visitafinlandia.com

Semana del Diseño y Festival Eat Joy
Sentidos alerta
PUERTAS ABIERTAS. Desfiles de moda, jóvenes creadores, exposiciones... En la Cable Factory siempre pasan cosas. www.kaapelitehdas.fi
¿QUÉ COMEMOS HOY? Albóndigas, reno, arenque... ¿Más ideas? Búscalas en www.eatjoy.com