En Roma, culturízate sin perder la forma

Ideal para: Amantes del aire libre y deportistas. ¿Ventajas? Podrás tomarte un buen desayuno sin sentirte nada culpable.
De qué se trata: Un entrenador personal (políglota) te recogerá en el hotel para enseñarte las bellezas históricas y artísticas de la ciudad. Mientras te pones en forma, podrás admirar la Basílica de San Pedro, realizar estiramientos y flexiones en Piazza Navona o hacer marcha por los alrededores del Coliseo. Te sorprenderá la cantidad de rincones encantadores que tiene esta ciudad y que de otro modo no hubieras descubierto nunca: escalinatas, fuentes, laberintos de calles, senderos tortuosos, la orilla del río Tíber…
Lo mejor: Se puede adaptar al ritmo de cada uno, ya que tienen programas de distintas intensidades.
Cuánto dura: De 45 a 60 minutos.
Distancias: De 4,5 a 6 km.
Precios: Desde 70 a 140 €. Es importante reservar con antelación.