Ciudad del Cabo

Está considerada una de las ciudades más hermosas del mundo por su riqueza natural y su diversidad cultural. Tienes una excusa para visitarla: este año será una de las sedes del Mundial de Fútbol.

Jaime Gallo

Ciudad del Cabo es la urbe más cosmopolita de África, referencia de contrastes culturales, étnicos, religiosos y lingüísticos. Por aquí han pasado portugueses, después de holandeses y otras nacionalidades europeas, que a su vez, traerían como esclavos a indonesios, malayos, indios, cingaleses, y que finalmente se mezclarían con la población local, dando lugar a una auténtica cuna del mestizaje. Solo por ello habría de visitarse alguna vez en la vida.
Para contemplar la Ciudad Madre en todo su esplendor hay que subir a Table Mountain. Si prefieres ir caminando, existen diferentes senderos que, con esfuerzo, te conducirán por el monte hasta llegar a la cima. Pero la mayoría de los mortales utiliza el teleférico. Ya en lo alto, podrás divisar la isla de Robben, donde Nelson Mandela estuvo encarcelado; la Lions Head, una puntiaguda cumbre desde la que se puede saltar en parapente y el Signal Hill, una montaña en la que la gente se congrega a tomar champaña mientras disfruta de los mejores atardeceres y de las noches de luna llena.
De regreso al centro, puedes pasarte por el GreenPoint Stadium, listo para el próximo Mundial de Fútbol, y continuar hacia el corazón vivo de Ciudad del Cabo, Long Street. A lo largo de esta calle encontrarás todo tipo de tiendas fuera del circuito de marcas comerciales, y casas victorianas convertidas en restaurantes y bares de copas. Para recuperar fuerzas, te aconsejamos degustar alguna delicatessen autóctona, como las hamburguesas de avestruz o de lentejas, en el Royale Eatery (273 Long Street).
Tras esta pausa, déjate caer por la zona portuaria, donde encontrarás el impresionante complejo Victoria Alfred Waterfront, con más de 400 tiendas de firmas internacionales. Para acabar el día, pasea por el barrio musulmán Bo-Kaap, en el que los antiguos esclavos malayos se agrupaban en torno a las todavía existentes mezquitas. Hoy, este lugar colorista forma parte esencial de la arquitectura urbana de la ciudad.

Si quieres conocer a fondo y a conciencia Ciudad del Cabo, debes visitar los townships. Podrás encontrar visitas guiadas que incluyen el District Six Museum y un recorrido por distintas barriadas, en las que, una vez más, te sorprenderá el contraste entre la pulcritud de los uniformados colegiales que pasean por sus calles y las barbacoas callejeras.
Los amantes de la naturaleza también tienen una visita pendiente, camino a la Península del Cabo. El recorrido se inicia yendo hacia Muizenberg, a 25 km de la capital: hazte una foto en sus alegres casetas de playa. Continua hasta Boulders Beach, donde está la mayor colonia de pingüinos de África. Un poco más al sur, comienza el Parque Nacional del Cabo, que te llevará al Cabo de Buena Esperanza. A poca distancia, visita Cape Point y su imponente faro frente al mar.
Otra excursión que merece la pena es acercarse hasta los Winelands, una de las rutas vinícolas más exquisitas del mundo, con 150 bodegas. Y una sugerencia especial para terminar: pasa un fin de semana en el Palmiet Valley, un conjunto de casas solariegas escondidas en una impresionante explotación vinícola.

GALERÍA: ¡PASEA POR CIUDAD DEL CABO!