La actriz ya dio vida a Aloy en la primera parte del mítico juego de acción y aventura, Horizon Zero Down. | JAVIER OCANA

Michelle Jenner, de actriz a musa 'gamer' con Aloy

La actriz pone voz a Aloy, una de las heroínas de videojuegos más esperadas por los fans en 'Horizon Forbidden West' (Playstation 5).

Ester Aguado

La actriz es una experta player. Su amor por los videojuegos viene desde la infancia, cuando, por seguir los pasos de su hermano, descubrió este mundo fascinante en el que cada día encontramos a más mujeres. Hace cuatro años, Sony la eligió para poner voz a Aloy, la heroína de la saga 'Horizon', uno de los juegos de acción, aventura y mundo abierto con más fans en el mundo. Ahora nos trae la esperada segunda parte -retrasada por la pandemia-, el mejor título lanzado por Sony en el último par de años.

¿Te gustaría dar vida a Aloy en una película, como hizo Angelina con Lara Croft y 'Tomb Raider'?

Me encantaría. Tendría que entrenar mucho, porque esta muchacha no para de correr, saltar y luchar (risas). Sería tan divertido meterte en ese mundo de fantasía, encarnado a esta guerrera... un sueño. Acabo de ver 'Uncharted', otra adaptación de un videojuego a la gran pantalla, y ya lo decía Tom Holland, que había sufrido lo más grande, aunque cuentes con especialistas para las escenas más peligrosas. Creo que hacía falta una guerrera de este tipo. Es verdad que está cambiando todo y que cada vez hay más personajes femeninos y fuertes que no están hipersexualizados. Yo he jugado desde niña y pienso que me hubiese gustado mucho tener a una Aloy en la que reflejarme cuando tenía 14 años.

Michelle es actriz de doblaje desde los 6 años. | Javier Ocaña

¿Pero haces deporte de forma habitual?

Lo intento. Hago yoga de vez en cuando, en cuanto tengo un hueco, pero no soy muy constante. Con el trabajo que tenemos, a no ser que lo requiera el papel, es casi imposible, porque tenemos unos horarios locos y a poco que trabajes todos los días, se hace imposible. Debería hacerlo más, que sienta muy bien al cuerpo y a la cabeza.

¿Ponerle voz a un videojuego es más complicado que doblar a una persona o a un dibujo animado?

Es distinto, incluso técnicamente. Normalmente, en el doblaje de una película o serie tú tienes la imagen delante y estás viendo a la actriz que tienes que meter en boca. En el caso de los videojuegos, no cuentas tanto con la imagen, si no que tienes la onda de audio del idioma original y tú tienes que calcarla en tu propio idioma, así que resulta más complicado. Hay una parte creativa que intento ponérsela yo dependiendo de cómo siento a ese personaje. Intento aportarle fuerza y carisma.

¿Dar voz a Aloy fue tu primera experiencia doblando videojuegos? 

Yo empecé a doblar con 6 años, así que llevo toda la vida (Miguel Ángel Jenner, su padre es doblador también; es la voz de Samuel L. Jackson y Jean Reno y ella, de la Hermione de 'Harry Potter'). Y sí que había hecho otros videojuegos, como uno de Harry Potter y otro llamado 'Heavy Rain'.

¿Cuántas horas de audio lleva un videojuego?

Muchísimas. En este caso, el trabajo se ha ido repartiendo a lo largo de varios meses, porque no ha sido un trabajo de todos los días, pero hemos estado prácticamente un año, un montón de horas.

Aloy, la heroína de 'Horizon Forbidden West' (Sony). | Sony/PS5

¿Cuál es tu momento favorito? No sé si será el mismo cuando lo juegas...

No es lo mismo. Soy muy jugona y tengo muchas ganas de jugarlo, sobre todo cuando lo protagoniza una mujer, te sientes más identificada y si encima escucho mi voz... me creo que soy Aloy completamente (risas). Pero me divierto también mucho doblándole, metiéndome en su piel, imaginándome las situaciones... ¡es que le pasa de todo! Es muy curioso, porque hay días en los que sólo grabas gestos y gritos ("um, ah, uh") y eso me hace mucha gracia.

¿Has evolucionado tú misma como lo ha hecho tu personaje, desde 2017?

Espero (risas). Crecer es evolucionar y el tiempo pasa para todos. Espero haber crecido y evolucionado como ella (hace tres años se convirtió en mamá de Hugo, junto a su pareja, Javier García).

¿Qué tienes en común con Aloy?

El amor por la naturaleza, el afán de protegerla, el espíritu luchador, de cuidar al resto, a los que te rodean. Vivo en el campo, tengo un huerto, compro siempre marcas eco, como sano, reciclo e intento dejar el mejor impacto posible en el planeta. 

Tú que eres tan querida por los fans, ¿no has sentido rechazo por el hecho de ser mujer al jugar online?

Bueno, nunca he jugado online, la verdad. Cuando era pequeña, lo hacía con mi hermano y más tarde sola y con mi chico. Yo creo que la situación de las jugadoras, que antes se tenían que esconder detrás de 'nicks' masculinos para que nos las insultaran, hace un par de años que está cambiando. Con la llegada de las streamers, de gente como Gemita que está en el equipo de Ibai Llanos, los chicos se han dado cuenta de que hay sitio para todos. Yo nunca he visto extraño que una chica jugara a videojuegos y nunca me han llamado 'friki' por eso.

Michelle fue chica Almodovar, protagonizando su cinta 'Julieta' (2016). | Clemens Bilan / GETTY

¿Cuál ha sido tu juego favorito, al que has estado enganchada durante horas?

Cuando era más pequeña, le dediqué muchas horas a los 'Sims'... 'Horizon' lo he jugado tres veces hasta el nivel experto, ahí a tope y me lo paso muy bien.

¿Pero cuando tienes un rato libre, te pones a jugar?

Depende, eso es lo complicado, encontrar un equilibrio, porque me gusta mucho leer también; de hecho, todas las noches cojo un libro hasta quedarme dormida. Si tengo un día libre, sí que me pongo a jugar unas horitas con la PS5, que es una pasada... Sí, soy una de las privilegiadas que la tiene... los gráficos son una pasada y la velocidad...

Hablemos de tu carrera: acabas de ser nominada como Mejor Actriz Protagonista en los Premios Unión del Actores (14 marzo) por 'La cocinera de Castamar'...

Estoy feliz, pero no creo que me lo den, porque estoy junto a Candela Peña ('Hierro') y Úrsula Corberó ('La casa de papel'), que son enormes. Una pena que no haya segunda temporada de la serie...

¿Tus próximos estrenos?

Ahora llega 'A ciegas', con Mario Casas, dirigida por los hermanos Pastor. Está basada en la película que ya hizo Sandra Bullock y que funcionó tan bien en Netflix... es sobre un mundo apocalíptico donde no puedes abrir los ojos porque ves a una criaturas que te quitan la vida... Ahora que lo pienso, estoy encadenando trabajos con mundos muy complicados (risas). También está pendiente de estreno la segunda parte de 'La catedral del Mar', que han llamado 'Los herederos de la tierra' (Netflix). Ahora arranco en marzo un rodaje, pero puedo contarte más... Voy a hacer tele y cine, trabajo no me falta, por suerte.

¿Qué consumes como espectadora?

Me gustaron muchísimo las series 'La asistenta' (Netflix) y 'Killing Eve' (HBO Max) y acabo de ver 'Eternals' (Disney +). ¡Ah! Me encantó 'Just like that' (HBO Max), la continuación de 'Sexo en Nueva York'. ya sé que tiene detractores, pero a mí me bastaba ver a mis amigas de la juventud, me lo pasé tan bien con esa serie cuando era joven... No podía ser lo mismo, han pasado muchos años y ahora le pasan otras cosas y a mí también me interesa ver qué cosas les pasan ahora.

¿Estás en un punto en el que buscas algo nuevo profesionalmente, como contar tus propias historias o dirigir?

Pues es algo que siempre está ahí, pero me cuesta dar el paso, no sé si lo haría bien. Siempre me ha gustado también el montaje de vídeo... hace años, con amigas, nos íbamos a grabar por ahí y nos inventábamos historias... pero para dar el paso necesito tiempo: sentarme a escribir una historia... y no paro nunca. Siempre me ha gustado probar trabajos que no fueran el mío, para aprender y saber cómo funciona cada uno, y en alguna serie me han dejado rodar planos con una de las cámaras.

¿Y cómo te llevas con las redes sociales?

Bueno, sé que son una gran herramienta de trabajo, pero no quiero que me quiten tiempo de mi vida personal... Es que son adictivas, hay veces que me doy cuenta de que llevo más de media hora dándole con el dedito y me sorprendo. No quiero eso. Si viene Meta y nos quita Facebook e Instagram, pues ni tan mal (risas). Luego tenemos el síndrome FOMO, miedo a perdernos algo. Es terrible.