Sofia Coppola rueda su última película, María Antonieta

Sofia Coppola retrata a una María Antonieta adolescente y preciosista que hoy perdería la cabeza por la moda.

No hagáis caso de lasapariencias, losabanicos ocultan unascostumbres más bienlibertinas...

Cuando le dijeron que el pueblo tenía hambre y pedía pan, María Antonieta les recomendó comer bollos sin que la seda de su vestido se moviera un ápice. Los críticos dicen que la reina que nos presenta la princesa del cine, Sofia Coppola, tiene un exceso de frivolidad y poca carga histórica (léase, Revolución).

Pero es que Sofia, con esa pátina de modernidad que le pone a todo, ha digerido por nosotros la cosa ideológica –como hace la televisión, sin ir más lejos– para poner su objetivo en la estética preciosista del XVIII, que todavía inspira a los creadores de la alta costura parisina. ¿Fue primero la película o la moda? Juzga tú misma.

De momento, destacar el soberbio vestuario de la italiana Milena Canonero, que ya ganó un oscar por “Barry Lyndon”, de Kubrick, y el guiño-fotograma de Sofia a sus amigos fashion: Victoire de Castellane, diseñadora de joyas de Dior, hace de cortesana con frase incluida; y Mathilde Agostinelli, directora de prensa de Prada, de condesa. ¡Ah!, y por supuesto, ya puedes ir reservando la banda sonora de la película: The Strokes, New Order, Air o The Cure en Versalles. ¡Qué modernísima y revolucionaria es Sofia!

Kirsten Dunst llegaba al rodaje con sus botas Ugg y las cambiaba por escarpines. La peluquería requería más esfuerzo: las extensiones ganaron la partida a las pelucas.

Síguele la pista

  • Lo último