Una escena de la película 'El diario de Noah'. | D. R.

¿Por qué adultos y jóvenes tienen menos sexo ahora que hace 30 años?

Distintos estudios indican que la frecuencia de nuestras relaciones sexuales no deja de descender. Y citan diferentes causas.

Cristina Delfín

Los estudios lo dicen alto y claro: cada vez practicamos menos sexo. En concreto, un 40% menos con respecto a hace tres décadas, atendiendo a un estudio británico bautizado Natsal (National Surveys of Sexual Attitudes and Lifestyles) que tiene en cuenta respuestas recogidas desde 2009 hasta el inicio de la pandemia. 

Según sus datos, en 1991 los encuestados respondían que mantenían relaciones sexuales, de media, 5 veces al mes. En 2001, la cifra se había reducido a 4, y en 2012, a 3. Desde entonces, ha seguido bajando, aunque la pandemia ha impedido tener resultados finales definitorios.

Aunque este estudio se ciñe a la realidad de Gran Bretaña, los resultados en otros países muestran una tendencia muy similar. Una encuesta nacional publicada en 2021 sobre salud y comportamientos sexuales en Estados Unidos (National Survey of Sexual Health and Beahavior) señalaba que las personas entre 14 a 49 años habían disminuido la frecuencia de sus prácticas sexuales (coitales y no) en el periodo comprendido entre 2009 y 2018. Algo idéntico a lo que ha ocurrido en países como Alemania, Finlandia o Japón (en este último, además, el 43% de los encuestados entre 18 y 34 años ha declarado que seguía siendo virgen). 

UNSPLASH

En España, el último barómetro de la empresa de preservativos Control señalaba que el 64% de los jóvenes tenía, como mucho, una relación sexual a la semana. 

¿La causa? No hay una única respuesta. Estrés, el aumento de casos de ansiedad y depresión, la falta de tiempo, la fatiga por jornadas laborales muy largas, la emancipación tardía del hogar de los padres, redes sociales, una nueva pereza carnal (detectada en la población japonesa) e, incluso, el fácil abastecimiento de pornografía (algunos investigadores culpan a la adicción al sexo en internet del descenso; otros consideran la pornografía un acicate) son algunas de las hipótesis que barajan los expertos.

"Es teóricamente plausible que la gente esté empleando tanto tiempo en sus iPads y móviles, que se conecten con otros mejor virtualmente que teniendo relaciones sexuales con la persona que está al lado", teoriza el director del estudio Natsal, Soazig Clifton, en unas declaraciones que recoge la revista Science Focus, que también señala una clave que puede afectar a los resultados: hoy en día nos sentimos más cómodos hablando de sexo."Quizá hay más personas que hoy admiten que no tienen sexo", indica el experto, que sin embargo cree que aunque esto puede influir, no es suficiente para justificar los datos.

Estos, además, destacan otro punto: "Muchas mujeres manifestaron estar muy cansadas para mantener sexo. Tienen demasiadas cosas que hacer en su vida", señala Clifton, quien. 

El experto incide, sin embargo, en la importancia de la "satisfacción" y no tanto en la frecuencia. "Algunas veces la actividad sexual es descartada al considerarse menos importante que otros aspectos de la vida", puntualiza, antes de recordarnos que en lugar de hacer que la gente se sienta mal por su (poca) actividad sexual, es más importante comprender su comportamiento para ayudarla a sentirse feliz con lo que tienen (y que sería, según su informe, tres veces al mes).