La pareja formada por Hugo y Lara, protagonista de la tercera edición de 'La isla de las tentaciones'. | Mediaset

¿Cómo afectan 'realities' como 'La isla de las tentaciones' a nuestras relaciones de pareja?

Programas como 'La isla de las tentaciones', ¿proyectan cómo son nuestras relaciones, o nuestras relaciones se inspiran en ellos?

Clara Hernández

Desde que estrenó su primera temporada a principios de 2020, el reality 'La isla de las tentaciones' (Telecinco) no ha dejado de demoler récords de audiencia (su tercera edición se acerca a la recta final convertido en el espacio más seguido por los jóvenes de los últimos 20 años), ránkings de popularidad (ocupa el primer puesto en España) y de apropiarse de listas enteras de 'trending topics'. Nada parece hacer sombra a este programa que pone a prueba la fidelidad de las parejas participantes mediante un ejército de jóvenes de físico 10 que, encima, han sido previamente seleccionados por su nivel de compatibilidad con los concursantes. ¡Locura! 

- ¿La infidelidad es genética? Esto dice la ciencia.

- Mediaset sabía que te engancharías a 'La isla de las tentaciones' por estas razones.

"El público empatiza con los relatos de los participantes porque absolutamente todos hemos pasado alguna vez por los estados de ánimo que reflejan", nos explicaba en su estreno Juan Ramón Gonzalo, director general de la productora del espacio, Cuarzo TV, que hoy vuelve a destacar este punto como una de las causas del éxito continuado del programa: "La isla de las tentaciones' habla de temas universales, que nos afectan a todos".

Por su parte, Jaime Guerra, director de Producción de Mediaset España, analiza por qué la tercera entrega ha acaparado las mejores cifras: "A diferencia con ediciones anteriores, todas las parejas han acaparado un protagonismo muy igualado, lo que ha facilitado que el espectador se haya identificado con una pareja u otra: con Hugo y Laura, que se están dando cuenta de lo que se quieren, y otros quizá con la de Marina y Jesús, que llegaban con una relación más desgastada y han visto que esta era difícil de mantener".

Jesús y Marina, una de las parejas de 'La isla de las tentaciones 3'. | Mediaset

La experta en modelos audiovisuales de la UOC Elena Neira ya aludía en 2020 a la rentable "curiosidad" que generaba el espacio: "Muestra algo tan cotidiano como una relación de pareja y hace aflorar todo lo que nadie muestra, la cara B de las relaciones, jugando a enseñar los límites".

Entonces, ¿muestran los protagonistas de 'La isla de las tentaciones' —y otros programas de citas como 'First Dates' o 'Mujeres y hombres y viceversa'— cómo somos en realidad y cómo nos comportamos en pareja, tal y como sugieren sus responsables, o, en cambio, su modo de actuar y la práctica de 'edredoning' con parejas distintas a la suya influyen en nuestras relaciones, convirtiéndose en un 'referente'? 

Esta última hipótesis es la que plantea la psicóloga Lara Ferreiro, portavoz de la plataforma de citas para casados Ashley Madison, que subraya que estos programas, que tienen más impacto sobre la gente más joven ("los jóvenes son más influenciables porque no tienen un modelo de referencia asentado"), pueden hacer que estos "reproduzcan en su relación" los modelos de pareja que ven en la pantalla.

Eso sí, para que se cometa una infidelidad, hay un requisito básico: que la persona no esté satisfecha con su relación. "Si una persona se siente feliz y cumplida en su relación de pareja no tendrá la motivación de buscar algo fuera de ella, exista o no 'La isla de las tentaciones'", aclara la experta. 

Sandra Barneda (en el centro) es la presentadora de 'La isla de las tentaciones 3'. | Mediaset

Otro punto que la psicóloga señala es que el reality puede hacer que veamos la infidelidad como "algo menos grave", un aspecto que defiende el portal de citas para el que trabaja, que la describe como "una solución alternativa a una relación de pareja que tiene un déficit" y que la presenta como una manera de favorecer la relación (si esta atraviesa dificultades), en lugar de romperla.  

Pese a esto, la terapeuta también reconoce que la infidelidad puede generar "preocupación y miedo" en determinadas personas. 

"Más allá del morbo, el éxito del programa radica en ver cómo actúa el ser humano ante este tipo de situaciones en estado puro", concluye, recalcando que la infidelidad "no es un tema de género". 

Y tú, ¿crees que 'La isla de las tentaciones' puede fomentar la infidelidad o todo lo contrario, ya que tampoco oculta algunas de sus consecuencias negativas, como el sufrimiento de algunos de sus participantes? El debate está abierto y la final, muy cerca: este miércoles tendrán lugar las hogueras finales y el jueves los protagonistas se reunirán nuevamente seis meses después de la experiencia para desvelar qué ha sido de sus relaciones fuera de la isla.