Corbis

¿Propósitos para el nuevo año?

Si quieres afrontar nuevos retos, aquí van algunos consejos de experto para lograrlos.

Susana Fernández

Mejorar profesionalmente, sentirte mejor, perder peso, encontrar el amor, saber aprovechar mejor el tiempo, dejar de fumar, disfrutar más de la familia y tener mayor equilibrio entre trabajo y vida privada... Estos suelen ser algunos de los propósitos más comunes que todos nos hacemos al empezar el año, pero no siempre conseguimos llevarlos a término.

Para conseguir las metas fijadas para el nuevo año es vital busques su verdadera motivación. Debes preguntarte si conseguir ese objetivo es importante o superficial y cuestionarte cómo te vas a sentir si no lo logras o si no haces nada por empezar a hacerlo realidad. Para los retos considerados inalcanzables por su envergadura, lo más recomendable es dividirlos en sub-objetivos más pequeños que ayuden a ir lográndolos paso a paso.

Mikah de Waart, coach personal y profesional, señala que “solemos pensar en términos de éxito o de fracaso, entendiendo por éxito sólo la consecución de nuestros objetivos. Por miedo al fracaso no actuamos. Hay que salir de la zona de confort y dar pasos, avanzar de lo conocido a lo desconocido”. El experto en El Secreto y la Ley de Atracción explica que “si sigues sin hacer nada, sin avanzar, cada día tu mundo se hará más y más pequeño, y en consonancia, tu personalidad. Eso es fracasar. Para mí el éxito es seguir intentando. Si cada día intentas avanzar, crecerás como persona, en autoconfianza, en energía, en seguridad… Si consigues el objetivo o no, es un efecto secundario”.

Sin embargo, la mayoría de los cambios que nos proponemos no dan resultados. ULa principal causa de que estos propósitos no se cumplan es la falta de responsabilidad. Y es que el primer paso para alcanzar los retos es tomar conciencia de la responsabilidad de uno mismo a la hora de conseguirlos. Nos hemos de implicar.

Hay cuatro razones principales por las que una persona no consigue los propósitos que se marca:

1. No fijar objetivos. Muchas veces vivimos la vida pero se nos olvida fijar un rumbo.
2. Tener un objetivo y no actuar para lograrlo.
3. Tener un objetivo y actuar, pero cuando aparece un pequeño inconveniente o problema, abandonar la meta.
4. La falta de motivación o de energía.