Preparadas para el éxito

Muévete con eficacia en un mercado laboral cambiante.

Belén Ginart

Formación, inteligencia emocional y networking. Apúntate estos conceptos si quieres sobrevivir con éxito al mercado laboral. Ahora ya no basta con completar la formación universitaria con un máster, sino que se precisa de un continuo reciclaje, además de no dejar que se oxiden los idiomas y no perder comba en el terreno de las nuevas tecnologías. Y aún hay más: a los conocimientos técnicos hay que añadir habilidades como iniciativa, saber trabajar en equipo, flexibilidad, capacidad de adaptación… Tampoco descuides tu agenda de contactos; la línea más recta para encontrar trabajo es el networking (el 70% de las ofertas profesionales se generan a través del entorno).

EL "MÁS DIFÍCIL TODAVÍA"
Como señala Celia de Anca, directora del Centro de Diversidad del IE Business School, la maternidad frena el ritmo formativo que se exige a los altos cargos.Una encuesta realizada por Adecco a 350 directivas españolas revela que la tasa de fecundidad entre mujeres con altos cargos es de 0,54 hijos, mientras la media española es de 1,3 hijos por mujer. El 66% de estas directivas afirma que cada vez más mujeres renuncian a un ascenso para no sacrificar su vida familiar. El 58,3% ha sufrido discriminación salarial por ser mujer.

CARA Y CRUZ
-75% de los contratos a tiempo parcial los siguen firmando mujeres. Cobramos un 25,6% menos que los hombres.
-20% de las mujeres tiene ingresos menores o iguales al salario mínimo interprofesional.
-3 o + Según la ONG Catalyst, las empresas con 3 ó más directivas tienen una mayor rentabilidad.
-40% Noruega es el modelo en la presencia de mujeres en los consejos de dirección de las empresas. Hoy en día son un 40%.

VISIÓN FUTURA: Rosa Mª Peris, Directora General del Instituto de la Mujer
En la actualidad, la mujer trabajadora en España cuenta con la herramienta jurídica más importante que ha tenido nuestro país para luchar contra la discriminación laboral: La Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres. Además, la segregación profesional por sexos tiende a desaparecer, por lo que, para la trabajadora del futuro, será más fácil ocupar puestos en sectores que, por tradición, han estado muy masculinizados. Igualmente y, gracias a su cada vez mayor cualificación, las mujeres tendrán una presencia más equilibrada en los puestos de responsabilidad. Pero no todo va a ser un camino de rosas. Asuntos como la desigualdad salarial, la precariedad en la contratación y, sobre todo, la falta de corresponsabilidad en el ámbito familiar y doméstico, seguirán siendo obstáculos importantes.