Más madres solteras

Como Mónica Cruz, muchas mujeres se someten a tratamientos de reproducción asistida.

Susana Fernández

No sólo la actriz asume su maternidad en solitario, y es que según la clínica Ginevif, cada vez más mujeres solteras se someten a tratamientos de reproducción asistida. De hecho, la demanda se ha multiplicado un 2,5 en los cinco últimos años. En el 90% de los casos, se trata de mujeres con una situación económica favorable y trabajo estable, mientras que la media de edad se sitúa en 39 años, edad en la se tienen mayores dificultades en la gestación, ya que ha disminuido la reserva ovárica y los óvulos son de peor calidad. “Estas mujeres han aplazado la maternidad hasta haber desarrollado su carrera profesional o encontrar pareja estable. Sin embargo, se encuentran en el límite de su edad reproductiva, por lo que deciden tener un hijo solas al no poder retrasar más la hora de la maternidad y contar, además, con independencia económica”, comenta la doctora Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de Ginefiv.

Gracias al mayor acceso a las técnicas de reproducción asistida, cada vez más mujeres pueden tener un hijo propio aunque no tengan pareja. Para ello, se busca un donante joven y sano que tenga unas características fenotípicas similares a la madre con el objetivo de que el bebé sea lo más parecido posible. En todo momento, la donación será anónima, por lo que no se sabrá la identidad del donante.

Dependiendo del perfil de la paciente, se podrá realizar una Inseminación Artificial (IA), en el caso de que sea sana y fértil, o se efectuará una Fecundación in Vitro (FIV), principalmente a partir de los 38 años, donde se reduce la capacidad ovocitaria y la tasa de anomalías cromosómicas es más alta. No obstante, se debe tener en cuenta que aquellas pacientes que no puedan utilizar sus propios óvulos, podrán recurrir también a la donación de ovocitos o embriones para vivir la experiencia de ser madre.
Precios aproximados:

IA (con semen donante): aprox. 800 €.

FIV (con semen donante): 2.700 €.

Proceso de vitrificación de óvulos (alrededor de 2.000 €).