La violencia y el sexo en la publicidad podrían tener su final muy cerca

- La foto llena de polémica de Victoria's Secret.

Garbiñe Continente | Woman.es

 

La publicidad forma parte de nuestro día a día, eso es algo que debemos asumir. Nos influye, de una forma u otra y puede que, en ocasiones, intervenga en nuestros actos o toma de decisiones. Pero, no siempre afecta de forma positiva, aunque eso es algo que, suponemos, los anunciantes ya conocen.

Durante varias décadas, y en esto también influyen las modas, la publicidad nos acostumbra a percibir los mismos cánones en sus mensajes. En los últimos años, sexo y violencia han sido protagonistas de grandes campañas publicitarias, entendemos que esta reiteración se ha llevado a cabo por la eficacia de estos dos elementos. Sin embargo, algo podría haber cambiado: un nuevo estudio de la Universidad de Ohio ha demostrado que la violencia y el sexo pueden quedar bien en un anuncio, pero no siempre nos van a llevar al consumo.

El profesor Bushman realizó una investigación en la que analizaba la reacción de las personas ante los contenidos publicitarios y, según sus palabras, la conclusión fue la siguiente: "el sexo y la violencia no venden. De hecho, pueden incluso ser contraproducentes al afectar a la memoria, las actitudes y la intención de compra en lo que respecta a los productos anunciados. Los anunciantes deberían pensar dos veces sobre el patrocinio de programas violentos y sexuales, y sobre el uso de estos temas en sus anuncios".

En contra de lo que hemos creído (o nos han hecho creer) durante tanto tiempo, el morbo y el sensacionalismo podrían tener su final más cerca que nunca. ¿Supondrá esto un giro total en la comprensión y ejecución de las campañas publicitarias?