La pasión no tiene edad

La sexóloga Pilar Cristóbal traza para Woman tres perfiles de mujeres, en función de cómo viven y disfrutan del sexo. Además, la psicóloga Laura García Agustín ha elaborado un práctico 'decálogo del buen amante' para que lo compartas con tu pareja...

Virginia Madrid

Entre los 25 y los 35 años. Sin inhibiciones.
Son las más rompedoras. Hablan con claridad a los hombres sobre sus gustos y preferencias en la cama. No se cortan ni tienen prejuicios. Además, se sienten muy orgullosas de sus conquistas masculinas y comparten sus experiencias sexuales con sus amigas.
De 35 a 50 años. Chicas liberadas.
El segundo grupo integra a las mujeres que han llegado a su madurez sexual y que buscan la igualdad con su pareja. Son mujeres más liberadas, toman la iniciativa en el sexo y han superado muchos prejuicios sexuales, entre ellos, el de ir a una boutique erótica y adquirir algún juguete para compartir con su pareja.
+ de 50 años. Sin medias tintas.
A partir de los 50 años existen dos tipos de mujeres: las que no han tenido una buena relación o las que han logrado un entendimiento sexual con su pareja a través del cariño y los juegos sexuales.

Decálogo del buen amante.
Te recomendamos que informes debidamente a tu pareja o amante sobre su contenido.

01 Coge fondo. Un buen amante no nace, se hace entrenando día a día.
02 Siente. A los hombres se les conquista por la vista, y a nosotras, en cambio, por el oído.
03 Juega a dobles. Un buen amante será aquel que esté más preocupado por buscar el placer común que por el tamaño.
04 Sorprende. La novedad es la clave. Es consciente de la importancia de innovar y del efecto erótico que ello provoca sobre la pareja.
05 Observa. No da nada por supuesto y sabe bien que cada persona es un mundo.
06 Evoluciona. Es consciente de que cada etapa de la relación requiere un esfuerzo distinto por ambas partes. No es lo mismo la primera fase del enamoramiento que una larga relación.
07 Es minucioso. Tiene muy en cuenta los detalles, tanto dentro como fuera de la cama.
08 Tiene criterio. La calidad se impone a la cantidad.
09 Es hábil. El físico no lo es todo en cuestión de sexo.
10 Habla. La máxima del amante perfecto: establecer una buena comunicación.