La mitad de nosotros ha dejado o dejará su trabajo por culpa de un mal jefe

Paola Lei | Woman.es

Sí, los malos jefes existen y son malos de verdad. No es una leyenda urbana. Según un nuevo estudio de la consultora Gallup que ha entrevistado a 7.200 adultos más del 50% ha cambiado de trabajo por la única razón de salir huyendo de un mal jefe.

La encuesta consideró que las personas que tenían una buena relación con sus superiores eran más productivas y estaban más comprometidas con su trabajo. Y asegura que los empleados que reconocen que son capaces “de acercarse a su jefe para plantearle cualquier pregunta”, son los que desempeñan mejor su trabajo.

De acuerdo con el diario Wall Street Journal que publica la encuesta la apertura y cercanía de los cargos directivos está directamente relacionada con la productividad de los trabajadores.

La encuesta también encontró que los empleados suelen tener poca información para entender cuáles son las expectativas que tienen sus jefes sobre ellos y que las deben ir “adivinando” sobre la marcha. Solo el 12% de los entrevistados cree que tiene ayuda se sus jefes a la hora de establecer las prioridades en su trabajo. Curiosamente ese 12% es el que dice sentirse más útil y a gusto en su puesto de trabajo.