La congelación de óvulos

Si piensas posponer tu maternidad, preserva tu fertilidad con la vitrificación de ovocitos.

Susana Fernández

El actual estilo de vida hace que cada vez más mujeres decidan tener un hijo a partir de los 40 años mediante fertilidad asistida. Si es tu caso, es de suma importancia que planifiques la maternidad a largo plazo preservando tu fertilidad con gametos propios. La vitrificación de ovocitos es la técnica que permite actualmente preservar los óvulos para una posterior utilización de los mismos. «A partir de los 37 años las mujeres tenemos más dificultades para quedarnos embarazadas, ya que no solo disminuye su reserva ovárica sino que los óvulos son de peor calidad; las posibilidades de embarazo natural a partir de los 42 años son muy bajas», explica Victoria Verdú, doctora de la clínica Ginefiv.

¿En qué consiste la vitrificación de óvulos? Conlleva 3 fases:

1 Estimulación Ovárica. Consiste en inducir una ovulación múltiple controlada mediante la administración de medicamentos hormonales a la paciente. Suele durar de 12 a 14 días.

2 Punción. Consiste en una pequeña intervención ambulatoria, prácticamente indolora, por la que se extraen los ovocitos que han madurado en los ovarios de la mujer durante la fase anterior.

3 Vitrificación de los óvulos. Una vez en el laboratorio, los óvulos serán crioconservados mediante la técnica de vitrificación, que consiste en una solidificación celular a bajas temperaturas y muy rápida. Inmediatamente después, los óvulos son almacenados en tanques de nitrógeno donde permanecerán perfectamente identificados hasta que sean requeridos. No obstante, según la doctora, «aunque la vitrificación ovocitaria ofrece una posibilidad de gestación en un futuro, no es un seguro de fertilidad para toda la vida. Al congelarlos, contaremos con un número m limitado de ovocitos, entre 10 a 15, y se deberá tener en cuenta la calidad y evolución de los mismos».

¿Para qué perfiles está especialmente indicado el tratamiento?
Esta técnica está indicada en mujeres de entre 30 a 35 años que deciden posponer su futura maternidad y en aquellas mujeres jóvenes que se van a someter a un proceso de quimioterapia o radioterapia (a consecuencia de un cáncer) en el que se puede ver afectada su capacidad reproductiva.

¿Cuál es la mejor edad para congelar óvulos?
Entre los 20 y los 35 años, ya que a partir de los 35 años comienza un deterioro del sistema reproductivo de la mujer que produce una caída de la reserva ovárica y una bajada en la calidad ovocitaria.

Precio del tratamiento: 2.000 €, aprox.