Jean Nouvel

Fascinado por Gaudí, Nouvel ha estado en Barcelona para oficiar de maestro de ceremonias en el centenario de la Casa Batlló. Allí hablamos con él.

MARTA RODRÍGUEZ BOSCH

En el siglo XXI, ¿qué significación tiene la figura y los edificios de Gaudí?
En todas las ciudades hay puntos de referencia vinculados a su historia. Gaudí es uno sobresaliente para Barcelona… y para la arquitectura mundial. Lo que me sorprendió desde el principio en su obra es la relación del detalle dentro del conjunto. Una forma de trabajar con la que siempre hace nuevas invenciones. Deberíamos recordarlo en el siglo XXI, porque tendemos a ideas generales que se aplican a todo.

En sus obras el juego con la luz es fundamental. ¿Es la ventana el principal elemento de su arquitectura?
Lo que ha sucedido con mis ventanas a lo largo del tiempo es que parecía que iban a desaparecer. Esa separación entre interior y exterior tiende hacia la abstracción en mi arquitectura. Me interesa mucho la destilación de la luz. Las ventanas son una estrategia. En un centro de congresos de Japón he proyectado la más larga construida en la historia (cien metros), que da a un parque. La ventana constituye, de hecho, una elección conceptual en relación a su entorno.

¿El punto de vista de las mujeres aporta algún enfoque nuevo a la arquitectura?
Un artista, un arquitecto, es una persona que tiene de por sí un punto de vista. Ante la obra de grandes arquitectas como Zaha Hadid o Benedetta Tagliabue, ¿qué puedes decir?, ¿que la ha hecho una mujer? Yo creo que no. Es como decir que la obra de Marguerite Yourcenar es literatura de mujer. No, es literatura a secas y con mayúsculas. Las mujeres han entrado en la arquitectura como reflejo de la evolución de la sociedad. Bienvenidas sean.