Iconos

Lanzo una pregunta a los miembros del equipo Woman Madame Figaro sobre quién es su referente de elegancia y Audrey Hepburn siempre se repite (hasta cuatro veces), y es que el estilo es algo que nunca pasa desapercibido.

Mayka Sánchez Pastor

Querida lectora:
Hace 50 años que Audrey Hepburn, tras una noche decadentemente chic, recaló antes de pasar por casa frente al escaparate de una joyería. En realidad se trataba de un personaje ideado por Truman Capote, Holly Golightly, pero fue la actriz, su largo cuello, su elegante moño, su vestido negro de Givenchy, quien se transformó en un icono de estilo eterno. ¿Quién es tu referente de elegancia? En Woman lo tienen claro. Como os contaba, en el sondeo se repite cuatro veces, seguida muy de cerca por otra Hepburn, Katharine, y por una rara avis perfecta en su extravagancia, la actriz Tilda Swinton. Todas comparten, aparte de un evidente buen gusto por la moda, una fuerte personalidad que trasciende más allá de los papeles que interpretan.

Me doy cuenta de que, precisamente este número, está cargado de mujeres poderosas, con unas historias de superación inspiradoras. Es el caso de Charlize (¿hace falta el apellido?), que ignoró los prejuicios ante su cara bonita, se puso terroríficamente fea en ‘Monster’s Ball’ y se llevó un Oscar. Talento incontestable capaz de convertir su dulzura infinita en espeluznante maldad. Ahí está también Dita von Teese, una ex niña rara que soñaba con ser stripper, con tanta pasión que ha resucitado para las masas el look pin up y el burlesque chic. O las damas made in Spain que protagonizan nuestro reportaje de anfitriones, maravillosas profesionales cargadas de talento. Y entre tanto icono, uno realmente universal abre nuestro bloque de shopping: el LBD, ese pequeño (pero qué grande) vestido negro que nos saca de apuros y sube nuestro estilo las 24 horas del día.