¿Eres la perfecta anfitriona?

Nochebuena, Navidad, Nochevieja… llegan las esperadas fiestas y el momento de ejercer de maestra de ceremonias. ¿Pero, conoces todas las pautas para ser una buena anfitriona? Te damos las claves para seducir a tus invitados. Triunfarás.

Susana Fernández

1. Recibe siempre a tus invitados a la entrada, en la puerta.

2. Espera a que lleguen todos sirviendo un aperitivo corto (se tomará de pie) y que no quite el hambre. Si algunos invitados no se conocen será una estupenda forma de romper el hielo.

3. En la mesa, como anfitriona, te colocarás en las cabeceras, o en el centro. Es buena idea alternar a las personas según su sexo para evitar que se sienten todos los hombres en un bando y las mujeres en otro. También es aconsejable que las parejas se sienten separadas para que queden más integradas.

4. Es preferible habilitar otra mesa para los niños y que coman en otro momento.

5. Al situar a los comensales en la mesa, piensa que cada uno necesita entre 70 y 100 cm. Además, es aconsejable poner una mesa de apoyo para no sobrecargar la mesa principal.

6. Atención con la cristalería. Sólo se ponen las copas necesarias para el vino que se vaya a servir (además de la de agua que siempre tiene que estar). Las copas de cava o licores se sacarán sólo cuando se sirvan, nunca desde el principio.

7. Cubertería. Sólo para recoerdar: las piezas se colocan de fuera hacia dentro en el orden en el que se vayan a utilizar y en el sitio donde está la mano con la que las vamos a usar.

8. La mesa. Admite muchos elementos decorativos, siempre y cuando no entorpezcan la visión entre comensales. Mejor centros de flores naturales (nunca artificiales) y que no sean excesivamente olorosas. Las velas se usarán solo en las cenas y siempre encendidas. Descarta las aromáticas.

9. Móvil. Queda prohibido utilizar el móvil (si es una llamada imprescindible, avísalo, pide disculpas y auséntate para atender esa llamada). Respecto a fumar, sólo en el momento del café y con previa autorización de los comensales.

10. Momento sobremesa. Lo ideal es que dure entre media hora y una hora y media como mucho, pero el anfitrión nunca debe marcar el final. Por noma general, en la sobremesa se charla o se juega a algo. La televisión queda prohibida, sólo la conectamos para escuchar las campanadas de fin de año.