Club Canalla: la fiesta de presentación

La sala madrileña Cool en la que se realizan las famosas sesiones Sunflowers se colmó la pasada noche del 28 de febrero de canallas de toda índole que subían y bajaban las escaleras que separan las dos salas.

Gabriela Wiener

La sala madrileña Cool en la que se realizan las famosas sesiones Sunflowers se ha colmado de canallas de toda índole que subían y bajaban las escaleras que separan las dos salas: abajo en el escenario, los Digital 21 con los pelos de punta se empeñan sobre el teclado mientras arriba Mario Vaquerizo pincha para los que se dejan los codos en la barra de atmósfera roja.

Los canallas acudieron en masa a la llamada de la tribu. Más de mil personas, famosas o no, abarrotaron el local con la idea de verse las caras en directo tras algunos meses de alternar en la web. El pasado jueves 28, la Cool se llenó de actuaciones, sets y shows en vivo de alto contenido canalla. La idea era hablar con la misma lengua o no hablar. Por eso la fiesta de presentación del club reunió a lo más graneado de la noche: cantantes, djs, bandas de pop y rock, escritores, periodistas, actrices y directores eróticos.

Por ahí pasaron La China, Marc Gili de Dorian, David Kano de Krakovia, Belo, Líneas Albies, Javier Andreu de La Frontera, Smart, Chimo Bayo, Ramiro y María Lapiedra, Cristina Rapado, Gran Puzzle y Pedro Marín, Natalia Zeta, Luis Bersunses de Punto G Radio, Roberto y Manolo Conejero de Grutinet, entre muchos otros.

Diego Abad, presentador, maestro de ceremonias, blogger y canalla redomado llamó a escena a Elektro y La nueva carne que invitaron a Roberta Marrero a unirse al coro. La cantante y blogger cantaba “estoy llorando por ti, estoy llorando por cosas de ayeeeer y cada día, cada día me duele más”, coreada por el público. En la sala de arriba, Sophie Evans se había vestido de elfo de los bosques, era una Arwen porno con velas en las manos y purpurina dorada en los pechos que pedía dulcemente ser lamida. Otro orgasmo simultáneo con las Dirty Princess, ahora en el escenario, vestidas de látex y entrecruzando sus lenguas, castigadoras, viciosas, absolutamente ellas.

La Prohibida improvisó un cabaret al tiempo que una tatuada Vinila Von Bismark deconstruía a Marilyn Monroe en el escenario principal. El director de Primera Línea y fundador del Club Canalla, Guillermo Hernaiz, agradeció a todos los canallas chic ahí presentes y dio carta libre al desenfreno. La próxima cita: el 27 de marzo en la discoteca Mondo de Barcelona. Nos vemos ahí.

Más información en el Club Canalla