“ANTONIO” llegará al Teatro Albéniz el próximo 17 de abril

La compañía de danza de Antonio Márquez rinde homenaje al bailarín Antonio Ruiz “Antonio”, figura fundamental de la danza española en el siglo XX.

El temperamento, la entrega, el duende, el arte, hacen de Antonio el mejor bailarín que ha dado la danza española. Como director mantuvo sus espectáculos a un altísimo nivel artístico realizando una labor muy completa: monta, escenifica y hasta dirige la luminotecnia creando unos efectos de luz que serán muy repetidos posteriormente.
Como coreógrafo tuvo capacidad para mover grandes masas bailando con pasos precisos, ricos y variados, perfectamente sincronizados. Infinidad son las anécdotas que nos cuentan, quienes conocieron a Antonio Ruiz en persona, entre las que abundan sus desavenencias con Rosario.
La obra es un merecido homenaje al GRAN ANTONIO, quién paseó su majestad de artista español por todos los escenarios del mundo, sino a todos aquellos bailarines, maestros y coreógrafos que han dedicado su vida a la Danza Española.
Cuando en el mundo de la danza se menciona el nombre de ANTONIO todo el mundo sabe que hablamos de Antonio Ruiz Soler (1921-1997), la leyenda del siglo XX. Hay otros antonios en este mundo, igualmente famosos y con extraordinarias carreras artísticas. Pero ANTONIO con mayúsculas sólo hubo uno.
Han pasado más de diez años desde que murió, alejado de los escenarios y con su imagen oscurecida por las circunstancias personales que atravesó en sus últimos años. Antonio Márquez cree que ha llegado el momento de devolver a su nombre la grandeza que merece por su ingente obra como bailarín, empresario, coreógrafo y director.
La danza española del siglo pasado no se entendería nunca sin este hombre apasionado que se subió a los escenarios en la infancia y no se bajó de ellos mientras tuvo fuerzas para seguir creado. Primero fue uno de los Chavalillos de España y más tarde formó pareja artística con Rosario. Después se convirtió en Antonio, el Bailarín: la leyenda. Recorrió el mundo al frente de su ballet y levantó pasiones entre los espectadores de cualquier nacionalidad o cultura. Su vida personal no fue menos apasionante que la artística, pero esa faceta queda para la biografía del artista.
En el espectáculo que ha creado Antonio Márquez lo que importa es su baile, sus coreografías. Márquez es, posiblemente, el mejor artista que puede recrear actualmente la figura del maestro. Tiene ya una extraordinaria carrera, avalada por el éxito en los cinco continentes. Pasó de figura del Ballet Nacional de España a empresario de su propia Compañía. Con ella ha creado numerosas coreografías en los últimos años, manteniéndose fiel a unos postulados de la danza en los que priman el rigor, la entrega y el respeto a un arte centenario.