Pies a punto para el verano

Diana Oliver

Con el calorcito nos decidimos por zapatos abiertos y sandalias que, pese a quedarnos estupendos, dañan nuestros pies dando lugar a incómodas consecuencias como talones agrietados.
Y como los pies son una parte esencial de nuestro cuerpo, lucirlos sanos y cuidados te ayudará a mejorar tu salud a la par que a sentirte más guapa.
El primer consejo que debes tener en cuenta es que los pies deben estar perfectamente limpios e hidratados. Para ello lo primero que puedes hacer es emplear una emulsión exfoliante una o dos veces por semana que además reducirá las antiestéticas durezas que en ocasiones producen incluso dolor. Asimismo, exfoliándolos eliminarás las células muertas y potenciarás el efecto de la crema hidratante. Lo mejor es que apliques la hidratante cada noche al irte a la cama, conseguirás un efecto más beneficioso.
Es necesario que nuestros pies estén descansados, y para conseguirlo nada mejor introducir los pies en un recipiente con agua fría y sales relajantes, tipo lavanda.
Tras ello puedes emplear bálsamos como los creados a partir de hinojo y menta que refrescan y tonifican tanto pies como piernas produciendo una sensación de bienestar.
Con los pies descansados, limpios e hidratados ya puedes pensar en darle un toque de color a tus uñas. Sobre todo en verano, los colores vivos se imponen sobre los brillos. Rojos y rosas son los esmaltes favoritos de esta temporada. Combínalos con tus mejores vestidos y sandalias para estar completamente irresistible.