Pequeños grandes cambios

Consejos, ideas, propuestas y nuevos hábitos que introducir en tu día a día para embellecerte con un estilo de vida más sano y natural.

Tareixa Enríquez

Sustituye los colores oscuros por los claros
Llevar prendas oscuras envejece las células. Sobre todo en esta época del año en que se renuevan nuestros órganos y tejidos. Si te vistes de negro, azul marino o gris, bloqueas la regeneración celular. Ponte cada día al menos un accesorio blanco. En la cama, opta también por este color o por los tonos pastel, ya que los oscuros producen vibraciones cromáticas en contacto con la piel y no facilitan los recambios celulares.

Aceite de germen de trigo versus esmalte de uñas
Cuando las uñas están quebradizas delatan anemia o falta de vitaminas y de sales minerales. Prueba a remediarlo con perlas de aceite de germen de trigo; es rico en selenio, cinc, silicio y vitamina B. Toma durante un mes 4 perlas en el desayuno. Si las uñas son irregulares, es probable que tu alimentación sea desequilibrada y pobre en calcio. Corrige tu dieta con leche y semillas de soja, yogur y, durante un mes, un suplemento de calcio y magnesio.

Borra tu celulitis con mucho ritmo
Para tener un cuerpo ágil y esbelto, basta bailar, pero eso sí, con energía. Agitando los brazos como si estuvieras en un concierto de rock, saltando y levantando las piernas como en los pasos del cancán. Quemarás calorías y tonificarás muslos, piernas, vientre, glúteos y... ¡liberarás endorfinas! Más divertido y efectivo si lo practicas con amigas durante al menos 50 minutos 3 veces a la semana. Entra en: www.youtube.com y mírate el vídeo de danzaterapia de M. José Vexenat. según el método María Fux.
Miga las tensiones con aceites esenciales
El otoño suele traer episodios de hambre emocional y tensiones que nos llevan al incontrolable picoteo ansioso. Para favorecer el reequilibrio neuroemocional, deja que flote en casa o el trabajo la fragancia de los aceites esenciales. Canela y naranjo para estimular y mejorar el humor; lavanda y petitgrain para minimizar el estrés y el exceso de tensión nerviosa; incienso y sándalo para mitigar preocupaciones y ver los problemas desde una óptica más positiva.

Colutorio de Flores de Bach
Para combatir la irritación de encías añade 10 gotas de ‘Crab Apple’ de flores de Bach, a 1/2 vaso de agua. Y enjuágate la boca 3 veces al día. Es un desintoxicante de las mucosas.

Cásate con las frutas y olvida el azúcar
Siempre hablamos de los efectos del azúcar refinado sobre el peso, pero nunca sobre cómo afecta la piel. Esta es una poderosa razón para erradicar el azúcar blanco de tu vida (¡ojo! también en pasteles, productos de bollería, salsas, etc.). Prescindir de él tiene una acción perceptible en el rostro: genera un efecto lifting si se elimina radicalmente durante un mes. El azúcar degrada la elastina y el colágeno, ambas proteínas de la piel, hasta provocar su rotura. Produce, asimismo, fermentaciones intestinales, alteraciones en la flora bacteriana, provoca gases y favorece la absorción de sustancias tóxicas. Si no puedes dejarlo del todo, intenta reducir las cantidades y sustituirlo por azúcar de caña, fructosa, miel o mermelada.

Cambia el coche por una caminata
Andar reduce la grasa corporal, mejora la circulación, libera la mente y te hace sentir más optimista. Si eres sedentaria, intenta caminar una hora al día. Pero, para sacarle mayor ventaja, hazlo acelerando tu forma de andar habitual el mayor tiempo posible: las piernas se tonificarán más. Completa el ejercicio olvidándote del ascensor y subiendo los escalones de dos en dos. ¡Efecto salud-belleza asegurado!

De la ducha a la bañera
Evita las duchas matinales veloces, puesto que no estimulan suficientemente la sudoración, algo esencial para eliminar los depósitos de grasa y las toxinas. Una o dos veces a la semana, opta por el baño de vapor. Mientras se llena la bañera, mete en el agua la monda de una mandarina. Este cítrico drena los tejidos evitando la acumulación de líquidos y deshincha las piernas.