GTRES

Estos pequeños cambios te dejarán como nueva

Sustituir un alimento por otro más saludable te hará sentir mejor.

Paola Lei | Woman.es

1. Come la fruta entera en vez del zumo

Un vaso de zumo de naranja es saludable, pero la naranja entera lo es mucho más. Así pasa con casi todas las frutas porque la fibra y los nutrientes se pierden cuando solo se consume el zumo.

2. Cambia el café con leche por té verde

Según algunos estudios, el café con leche de las mañanas puede suponer más de 300 calorías y una buena cantidad de azúcar. Si lo cambias por una taza de té verde que contiene cero calorías y la suficiente cafeína para despertarte no ganarás peso y estarás acelerando el metabolismo.

3. Cambia la lechuga por la espinaca

La lechuga iceberg no es muy rica en nutrientes, la espinaca sin embargo es fuente de ácido fólico y hierro. Recuerda que mientras más oscuro sea el color del vegetal más te conviene comerlo.

4. Toma agua en lugar de refrescos con las comidas

Nada más sano que el agua para comer. Los refrescos contienen demasiado azúcar.

5. Sustituye las patatas fritas de bolsa por palomitas de maíz

No es que adelgacen las palomitas, pero la misma cantidad de patatas fritas te harán engordar tres veces más.

6. Pásate totalmente a la harina integral

Asegúrate de que el principal ingrediente del pan que comes cada día sea trigo integral. Y, recuerda que muchas veces los panes multicereales no son totalmente integrales, solo contienen una mezcla de varios trigos.

7. Come más veces al día

No te saltes las comidas. Busca el tiempo para comer, pues espaciar demasiado las comidas solo sirve para sentirte agotado todo el día y para comer más cuando te sientes a la mesa.

8. Institucionaliza la fruta como el tentempié de media tarde

Parece pequeño pero es un gran cambio. Cualquier cosa que comas para aliviar el hambre de media tarde cámbiala por una pieza de fruta. Solo por ese cambio perderás peso e incrementarás tu ingesta de nutrientes.

9. Elige una tostada en lugar de un bollo para desayunar

Un bollo industrial puede contener casi cinco veces las calorías de una tostada de pan integral que además es mucho más rica desde el punto de vista nutricional.

10. Cocina en casa en lugar de salir a comer fuera

Puedes intentar elegir el menú más sano cuando sales a comer fuera, pero realmente nunca controlas del todo la calidad de los ingredientes. La única manera de hacerlo es ir al mercado a comprar y cocinar en casa. Ahorrarás dinero y muchísimas calorías.