Las varices tienen solución

Las antiestéticas venas hinchadas son la señal más evidente de la fragilidad capilar producida por una mala circulación venosa. Entrevistamos a un especialista en tecnología láser, el Dr. Javier Moreno-Moraga, del Instituto Láser de Madrid.

¿Cuáles son las causas del problema? El principal factor de aparición de varices es genético. Heredamos la calidad de nuestras venas: cuando esta calidad no es la mejor, sufren un desgaste mayor en su trabajo diario y se dilatan dando lugar a las varices. La mayoría de las veces afectan al sistema circulatorio superficial y se consideran un problema estético (solo las varices de los sistemas de venas gruesas se consideran graves).

¿Existe algún sistema de diagnóstico? Sí, se trata de demostrar el grado de incapacidad de la vena para mantener el flujo de retorno de la sangre al corazón. Se suele hacer con un eco-doppler en color que permite ver la morfología de los trayectos venosos y la dirección del flujo, tanto en su funcionamiento espontáneo como bajo presión forzada. El método no resulta invasivo ni doloroso: es una simple ecografía con gran precisión diagnóstica.

¿Cuál es el mejor tratamiento? Los fármacos pueden mejorar la sensación de pesadez, y también influye un cambio de hábitos, pero la única manera de eliminarlas es recurrir a la cirugía o a los nuevos métodos láser no invasivos. Y en cualquier caso, la cirugía es una solución definitiva de la variz tratada, pero no evita el posterior desarrollo de varices en otras venas, ya que solo se elimina la afectada.

¿Qué técnica es más recomendable, la cirugía clásica o la láser? Depende del tipo de variz, del paciente y del grado de afectación. Pero la realidad es que actualmente, en pocos casos es necesaria la extracción quirúrgica convencional. Algunas veces hay que proceder a una ‘crosectomía’, que es el cierre quirúrgico a nivel de las ingles del punto de drenaje de las venas, a la altura de la femoral. En otras ocasiones, se practican microcirugías para cerrar venas perforantes incompetentes. En ambos casos se trata, por lo general, de cirugía con epidural y puede darse de alta al paciente el mismo día de la intervención.

¿Cómo actúa la cirugía láser? Primero hay que diferenciar entre varices graves y varices estéticas. Para las graves se dispone del láser endovenoso, la técnica de CHIVA, las espumas esclerosantes y la terapia fotodinámica de varices. Solas y, a veces en combinación con un pequeño gesto quirúrgico, pueden resolver la totalidad de las situaciones.

¿Qué hace la terapia fotodinámica de varices tan eficaz? En mi opinión, la terapia fotodinámica de varices (una patente internacional del IML en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid) ofrece excelentes resultados. Es una práctica en la que se combina el uso del láser percutáneo con espumas esclerosantes, no invasiva, completamente ambulatoria, sin necesidad de ningún tipo de anestésicos y con un índice de recaídas mucho menor que la cirugía clásica. En estos momentos, no hay ningún método que pueda ofrecer estos resultados.