La decisión de Angelina

Un experto nos habla sobre la mastectomía profiláctica a la que se ha sometido la actriz.

Susana Fernández

Hace unos días la actriz Angelina Jolie sorprendía con la noticia de que se había sometido a una doble mastectomía para reducir las posibilidades de padecer un cáncer. Sin duda, una decisión impactante para toda la población (pues hay muchas mujeres en su misma situaicón) de la que se hace eco el Dr. Jesús Benito Ruiz, cirujano plástico de la Clínica Tres Torres y director médico de Antiaging Group Barcelona. Él nos aclara todas las dudas sobre esta intervención.

Jolie decidió someterse a la extirpación del pecho, conservando la piel y la areola, para reducir la posibilidad de cáncer de mama dado que es portadora de una mutación de un gen llamado BRCA. El doctor recalca: «Es una situación relativamente especial. El riesgo general de una mujer de padecer cáncer de mama sin antecedentes familiares es del 7,8%; si tiene un familiar de primer grado con cáncer de mama el riesgo aumenta al 13% y si hay dos es del 21%. La inmensa mayoría de cánceres de mama son esporádicos, aparecen sin causas genéticas. Sólo entre un 5-10% pertenecen a casos hereditarios». Este tipo de extirpación, en su opinión, sólo se debe valorar en el contexto de mutación del gen BRCA.

Una mujer poseedora de una mutación BRCA debe someterse a una revisión ginecológica semestral y control anual con mamografía y resonancia magnética a partir de los 25-30 años. Se recomienda la extirpación de los ovarios y las trompas a mujeres con mutación BRCA que hayan finalizado su deseo de tener hijos. Esta cirugía, según Benito Ruiz, ha demostrado ser efectiva en la disminución del riesgo de cáncer de ovarios y de mama, aportando un beneficio en cuanto a la supervivencia por cáncer de ovario. En cuanto a la mama, la situación no está demostrada en su totalidad. Aunque se reduce el riesgo de padecer cáncer de mama en un 90%, no se ha demostrado un beneficio por lo que respecta a la supervivencia.