Habla con tu cuerpo, por Verónica Blume

Nuestro cuerpo no es sólo un vehículo que nos lleva de aquí para allá. Es más que eso. Y lo peor es que normalmente vivimos sin comunicarnos con él, de manera que cuando no responde a nuestros ideales, entonces acudimos al médico y lo dejamos en el "taller". Antes hay que aprender a escucharlo.

Verónica Blume

Personalmente, he tenido la gran suerte de que mis padres nos criaron confiando en nosotros y en los remedios que nos puede aportar la naturaleza. Eso me llevó a comprender las terapias naturales desde que era una niña justamente como eso, como el camino más natural y lógico de tratar y curar nuestro cuerpo. Por eso a mí me resulta imposible desligar mi historia, mis hábitos de vida y mi mundo emocional del cuerpo que lo contiene todo. Como mujer intuitiva y como madre que soy, aplico con mi familia las terapias de la homeopatía y las flores de Bach. Además de sanarnos, creo que aportan una gran dosis de conciencia y dulzura a nuestra vida. Las visitas al homeópata son auténticas
sesiones de clarificación y me enseñan cómo algunos patrones adquiridos en nuestra vida se reflejan en nuestra salud.

"Liberación" quiropráctica
Esta terapia sí que ha revolucionado mi vida en muchos aspectos. Mas allá del alineamiento estructural de mi cuerpo, creo que es una técnica poderosa capaz de liberarnos y eliminar bloqueos a todos los niveles. Un buen quiropráctico entabla un dialogo con el cuerpo y permite que sea este quien encuentre su propia estrategia para llegar a equilibrarse. Algunos de mis momentos mas intensos de autoconocimiento se han iniciado en la camilla, al desbloquear aquello que me estaba impidiendo acceder a mi verdad y el poder personal que esto despierta. Como bien indica su nombre, las terapias alternativas son una opción, un compromiso personal. Habitamos un cuerpo que guarda muchos secretos por descubrir... Y yo creo que es un recorrido fascinante que no nos deberíamos perder.