¿Eres una freak del control?

Paola Lei

Si la respuesta es positiva eres una de esas personas que creen que pueden controlar todos los detalles de las situaciones, una esas que cuando viaje en avión va controlando desde su asiento cada uno de los movimientos de las maniobras de despegue y aterrizaje. Las conozco que, incluso, van frenando con el piloto (desde su asiento, claro) cuando el avión toca la pista después del aterrizaje.

Pues si eres una control freak es hora de que sepas que estás perdiendo tiempo y energía. El control absoluto de la realidad es una ilusión. Más vale aprenderlo cuanto antes. La actitud controladora e hipercrítica puede sustituirse por la aceptación. Es más sano y más realista.

Algunos pasos para iniciar el cambio:

1. Poner atención en todo lo que pasa, los pensamientos, los sentimientos, las sensaciones y las imágenes que surgen. Advertir cuándo se distrae la atención.

2. Ser paciente, vivir el momento y darse cuenta de cuándo aparece la urgencia de correr hacia la actividad siguiente.

3. Evitar juzgarse a uno mismo. No calificar nada como bueno o malo.

4. Se suele juzgar según la experiencia pasada, pero se debe apreciar lo que pasa como si fuera la primera vez y no compararlo con las ideas preconcebidas que uno tiene de lo que tendría que ser.

5. Darse cuenta de cuándo agradan unos sentimientos (felicidad) y cuándo se desearía huir de otros (tristeza). Permitir que los pensamientos y emociones existan tal y como son.

6. Estar atento a cualquier actividad que se haga, sea comer, respirar, conducir, mirar un objeto, trabajar o escuchar a alguien.

Tomado del libro: “Atención Plena” de Isabel Larraburu