El sueño puede afectar tu relación mucho más de lo que crees

Paola Lei

La mayoría de las parejas duermen dándose la espalda. Esta es la realidad y no lo que vemos en las películas. Así lo constató una encuesta realizada por la Universidad de Hertfordshire de Reino Unido. Independiente de la postura, las parejas que duermen a poco más de dos centímetros de separación son más felices que aquellas que lo hacen a más de 60 centímetros. El 94% de las parejas que mantenían algún contacto mientras dormían decían que eran felices en su relación, solo el 68% de los que no se tocaban mientras dormían reportaban igual estado de satisfacción.

Una mala noche puede ser precursora de un conflicto de pareja, asegura un estudio de la Universidad de California publicado en 2013 en la revista Social Psychological and Personality Science. Las parejas tienen más probabilidad de discutir al día siguiente si no han dormido bien. La falta de sueño puede generar una pérdida de las habilidades para leer las emociones de la pareja e incrementa los sentimientos negativos.

La falta de sueño también suele afecta la gratitud que se siente habitualmente hacia la pareja. Un estudio de la Universidad de Berkeley asegura que las parejas que pasan una noche agitada sienten menos aprecio por su relación y tienen menos demostraciones de cariño al día siguiente.

Las mujeres somos más susceptibles a dañar la relación por culpa de una mala noche. Cuando no tenemos una noche de descanso y paz al día siguiente solemos tener más interacciones negativas con la pareja y estamos más dispuestas que ellos a empezar una discusión.