Descubre a los “freenemies” de tu dieta

Paola Lei

Los freenemies son aquellos amigos/enemigos que pueden sabotear algunos de nuestros objetivos vitales. Si estás pensando que 2015 será ese año en que al final vas a eliminar esos cinco kilos que te sobran, quizás debes mantener a raya a este tipo de amigos. No es que los alejes de tu vida pero al menos no salgas demasiado a comer con ellos. Ten en cuenta que cuando comes con alguien comerás como promedio un 30% más que si lo haces solo.

Tu pareja

Si sales con alguien con sobrepeso tienes casi un 40% de probabilidades de subir unos cuantos kilos. Algunos nutricionistas son radicales y dicen que sit u pareja no está dispuesta a hacer dieta, que compren y guarden la comida por separado en diferentes estanterías. La cuestión es que debes luchar en un ambiente donde todo predispone a comer alimentos hipercalóricos y tu esfuerzo debe ser mayor. Debes controlar tú misma el tamaño de las raciones que te sirves y evitar la tentación de mirar al plato de tu compañero.

Los niños

Algunos estudios apuntan que las madres consumen casi 400 calorías más al día que las mujeres que no han tenido hijos. Tienes que estar lista para tener tu propia merienda hipercalórica a la hora en que tus niños toman la suya. Abstente de tomar un tentempié con ellos cada vez que coman, y cada vez que ellos coman pasta, mejor opta por verduras a la plancha.

Tu mejor amigo

Tienes casi un 60% de probabilidades de convertirte en una persona obesa si tu mejor amigo lo es. Intenta que la comida que eliges en ese restaurante al que soleis ir juntos no se parezca a la suya. Adviértele de que tu intención es comer poco y sano y que nada te haga cambiar de idea. Un estudio realizado en la Universidad Pública de Arizona ha demostrado que la mayoría de las veces entre los amigos ocurre un syndrome de imitación o de espejo. Y no suele ser el que come más quien imita al que está haciendo regimen, sino todo lo contrario.

Tus compañeros de trabajo

Son unos freenemies peligrosos porque pasas muchas horas con ellos y pueden acabar con tus Buenos propósitos de año nuevo. Un estudio realizado en la Universidad de Giorgia ha demostrado que cuando uno sale a comer en grupos de más de siete personas acaba comiendo un 96% más. Para neutralizar a estos frenemies la mejor estrategia es la planificación –mirar el menú antes y no dejarse sorprender-, y en lugar de dejarse llevar pedir la opción más saludable al camarero y dejar que el resto decida luego.