Cuida tu pelo

El cabello es una de las partes más atractivas del cuerpo, por ello, en lo que se refiere al cabello, todas las prevenciones son pocas. Aprende a mimar tu pelo de manera fácil y sencilla con esta guía práctica.

Leire Jara Fernández

El pelo es una de las partes del cuerpo más castigadas. Las duras sesiones de brushing, el secador, la plancha y las agresiones medioambientales son muy nocivas para nuestro cabello. Mostraremos algunos pasos muy útiles para que luzcas una melena sana y brillante.
Hidratar, hidratar, hidratar
Tener el pelo hidratado es síntoma de que éste esta sano y lleno de vitalidad. Es importante aplicar crema acondicionadora después de cada lavado, y una vez a la semana usar una mascarilla que dejaremos actuar el máximo tiempo posible. Apúntate un truco: media hora antes de lavarte el pelo aplícate en la melena unas gotas de aceite de oliva y masajea el cuero cabelludo, el resultado será óptimo.
No abusar del secador
Las largas sesiones de secador a las que sometemos a nuestra melena no son nada beneficiosas y además contribuyen a quemarla. Lo mejor sería secar el pelo al aire, pero si hubiese que secarlo, es imprescindible mantener el secador a una distancia prudencial. Usar aire frío sería perfecto.
Champú
El tipo de champú debe ser acorde a tu tipo de pelo. No utilices un champú para cabellos grasos si tienes el pelo seco, porque acentuará más tu problema. Es importante dejar actuar el champú unos segundos tras la segunda jabonada.
No te laves el pelo todos los días
Este es un error muy común. Lavar el pelo todos los días hace que éste no produzca ni un ápice de sebo, y es importante que el pelo este en contacto con su propia grasa para mantenerse hidratado. Lo ideal sería lavarlo dos veces a la semana, aunque si llevas flequillo puedes lavar esa zona día sí día no, ya que esta zona tiende a ensuciarse más, porque está en contacto con la frente.
¡Corta por lo sano!
Las melenas largas son muy lucidas, pero unas puntas abiertas pueden estropearlo todo. Hay que cortarlas mínimo una vez cada 3 meses, porque aunque parezca que es simplemente por estética, el pelo respira por las puntas.
No abuses de los tintes
Con los avances actuales, los tintes no son las bombas químicas que eran antes, pero es importante no abusar de ellos. Si tienes el pelo muy oscuro, no te empeñes en ser rubia porque el resultado será artificial, y tu melena oxigenada no resultará nada atractiva. Aclara tu pelo sólo dos tonos del tuyo, y recuerda… ¡ya no se llevan las raíces!
Cuidado con el verano…
Es la época del año en que más sufre el pelo. Muchas se obcecan en aplicar crema protectora únicamente en la piel, pero el pelo también sufre los efectos de los rayos solares. Aplica sprays protectores cuando vayas a la playa, y no te olvides de utilizar gorras y sombreros, ya que minimizan los efectos nocivos del sol.