Congela la grasa con la cryolipolisis

La grasa y la celulitis tienen los días contados con un novedoso tratamiento no invasivo que administra frío de forma controlada y selectiva. Sin agujas, ni incisiones, ni tiempo de recuperación: toda una alternativa a la liposucción.

Susana Fernández

El secreto. En 2008, prestigiosos dermatólogos americanos descubrieron que el enfriamiento controlado del tejido adiposo desde el exterior de la piel descompone las células grasas sin dañar los demás tejidos. La investigación demostró que las células grasas son, por naturaleza, más vulnerables al efecto de enfriamiento que otros tejidos adyacentes y por tanto pueden ser eliminadas sin dañar la piel.

Tratamiento. Primero se selecciona la zona a tratar y se aplica un gel conductor. A continuación, un cabezal (que también succiona) administra enfriamiento controlado, entre 0 y 10º C. Cuando las células grasas se exponen al frío comienza el proceso de destrucción natural hasta que se eliminan gradualmente a través del proceso metabólico normal del cuerpo (similar a como se eliminan al hacer dieta). ¿El resultado? Una reducción notable de las adiposidades grasas, visible en casi todos los pacientes en un periodo de 2 a 4 meses.

¿Cuál es el perfil para someterse a la Cryolipolisis? Es ideal para quienes buscan una reducción de grasa localizada, personas más o menos delgadas, que difícilmente pueden eliminar esa grasa o celulitis localizada con dieta o ejercicio y no consideran someterse a una cirugía.

¿Qué lo diferencia de otras técnicas? El enfriamiento controlado ataca y elimina sólo las células grasas. Otros tratamientos como el láser, la radiofrecuencia o los ultrasonidos focalizados pueden afectar también al tejido adyacente a las células grasas.

¿Hay efectos secundarios? Es posible que aparezca un enrojecimiento moderado en la zona tratada, que duraría unos minutos o unas horas. También puede aparecer algún hematoma localizado, que desaparece en pocas semanas. Algunos pacientes experimentan una sensación de hormigueo o adormecimiento en el área expusta, que puede durar de 1 a 8 semanas.

¿Es doloroso? No, por ello no es necesario administrar anestesia ni medicación. De hecho, mientras dura la sesión puedes leer una revista, escuchar música o relajarte. Tampoco requiere recuperación: te puedes incorporar a tu actividad normal inmediatamente después del tratamiento, incluso hacer ejercicio.

¿Cuánto dura el procedimiento? La sesión dura aproximadamente 2 horas (aunque dependerá del tamaño del área a tratar).

El resultado. La duración de los resultados son parecidos a una liposucción. Se ha comprobado que las células grasas eliminadas liberan gradualmente los lípidos, de modo que el metabolismo natural de cuerpo los reabsorbe.

Precios. Se calcula por zonas: el abdomen sería una, las caderas otra, la cara externa de los muslos... Cada zona cuesta 350 €.
Dónde. Clínica Vicario (Madrid, Valencia, Barcelona y Palma de Mallorca). Tel. 902 103 912. www.vicario.net